Anorgasmia femenina, ¿por qué?

anorgasmia femenina

Dado que tenía escasa o ninguna influencia a nivel reproductivo, el orgasmo apenas había despertado interés en el mundo científico hasta hace relativamente poco. La progresiva liberación de la mujer y la defensa de los derechos sexuales, han favorecido la visibilidad e importancia del orgasmo. De hecho, en la actualidad, la anorgasmia es la disfunción sexual femenina más estudiada.

Para la anorgasmia femenina no hay un periodo concreto durante el cual otorgarle entidad clínica y es que a lo largo de la vida de la mujer son muchas las ocasiones en las que la respuesta sexual no culmina con la sensación orgásmica, y no por ello, se puede considerar esto como algo patológico.

Un añadido en la problemática que se puede presentar es la presión sociocultural. Ver escenas eróticas en el cine o leer revistas donde se describen orgasmos explosivos hace que quienes no experimenten esa sensación se sientan limitadas, interpretando su sexualidad como pobre o nula, lo cual lleva inevitablemente a la evitación y la falta de entrenamiento para acceder al orgasmo.

Tipos de anorgasmia:

  • Disfunción orgásmica primaria: mujeres que nunca han tenido orgasmo.
  • Disfunción orgásmica circunstancial o anorgasmia situacional: han conseguido el orgasmo pocas veces y bajo circunstancias concretas.
  • Disfunción orgásmica fortuita: rara vez han alcanzado el orgasmo.
  • Disfunción orgásmica secundaria: han tenido orgasmo pero a partir de cierto momento dejan de experimentarlo.

Motivos por los que acuden las mujeres con anorgasmia a consulta psicológica:

  1. Nunca ha habido orgasmos bajo ninguna circunstancia. Es la más común. Si se acompaña de baja excitabilidad, la mujer no suele estar muy preocupada, pues generalmente se ha adaptado la situación y se autoetiqueta de “poco sexual” y como mecanismo de defensa adopta actitudes negativas a todo lo relacionado con el sexo. En cambio, si la excitabilidad es alta, siente que le falta algo y con independencia de la presión de la pareja está más motivada para resolver el problema.
  2. Anorgasmia salvo en sueños. No deja dudas acerca de la etiología psicógena del proceso, pues consiguen el orgasmo en sueños.
  3. Orgasmo solo con autoestimulación. Suele ser la primera o segunda causa de consulta junto al anorgasmia total. La educación sexual es cada día más pujante, entendiendo la población que la anorgasmia coital no es un problema en sí.
  4. Solo por estimulación manual propia y de la pareja. No debería considerarse patológica pero preocupa a muchas mujeres que, a veces, acuden a consulta instigadas por sus compañeros, que ven atacada su autoestima si ellas no llegan al orgasmo a través de la penetración.
  5. Solo por presión del chorro de agua de la ducha. Es poco usual. Suele aparecer por un miedo al contacto manual, sobre todo en víctimas de traumas de contenido sexual.
  6. Solo apretando las piernas. Posición más frecuente de lo que se pudiera pensar. Habitual en personas que han sido castigadas en la infancia por haber sido sorprendidos tocándose, hasta las que sufren de miedo o asco a los genitales.
  7. Solo con estimulación oral. La probabilidad de conseguir el orgasmo con otra variedad de conductas suele ser alta en estos casos, que casi siempre presentan una excitabilidad normal.
  8. Solo por estimulación manual de la pareja pero no con autoestimulación. Características similares al caso anterior.
  9. Orgasmo con penetración y estimulación clitoridea al mismo tiempo. Es la forma más habitual de conseguir el orgasmo. Algunas acuden a terapia con la falsa creencia de que el modus operandi no es el correcto.
  10. Con unas parejas pero no con otras. Mujeres sin facilidad para el orgasmo que requieren una habituación a cierto tipo de conductas, ritmo, estilo, etc. También se da cuando hay conflictos de pareja. Es común la baja excitabilidad y poca práctica en masturbación.
  11. Unas pocas veces en su vida. El orgasmo es infrecuente. Lo habitual es el curso de una baja excitabilidad; suelen existir cuestiones psicológicas que impiden a la mujer abandonarse como consumo de alcohol, cannabis…
  12. Orgasmo de baja intensidad. Cuando cursa con una alta excitabilidad de forma persistente hay que pensar en factores orgánicos o constitucionales, pero si coexiste con una excitabilidad escasa, puede ser debido a otras cuestiones.
  13. Mujeres que quieren tener más de un orgasmo seguido. La multiorgasmia se ha convertido en un tótem de eficacia sexual de la mujer, por eso, algunas que solo tienen un orgasmo previo en la fase de resolución se consideran inferiores.
  14. Mujeres que no están seguras de tener orgasmos. La forma más habitual es cuando en terapia de pareja por la disfunción sexual del hombre se entrevista a la mujer. También, debido a la escasa o represiva educación sexual, no están seguras de llegar al clímax.
  Trastorno Orgásmico Femenino o Anorgasmia

Causas psicológicas de la anorgasmia

En el proceso de aprendizaje, las actitudes paternas, las muestras de cariño entre los padres, las posiciones ante el desnudo, los comentarios sobre la sexualidad, etc., van a favorecer un desarrollo en sentido heterofóbico o heterofílico.

A diferencia del hombre, que se ve reforzado y empujado hacia la sexualización de las mujeres, a ellas se les educa en el sentido de tener cuidado de los hombres. De esta forma es difícil abandonarse y sin capacidad de abandono, no hay cabida para el placer.

Los miedos y la poca familiaridad con los genitales, junto con un medio social que en absoluto favorece el crecimiento erótico femenino van a facilitar que la mujer sea adhiera a creencias que eviten el desarrollo de su erotismo y, por consiguiente, la dificultad a experimentar el orgasmo.

Otro punto relevante en la erótica femenina lo constituye la estética, ya que son pocas las mujeres que a lo largo de su vida no se ven expuestas a la realización de algún régimen de adelgazamiento y a largas horas de ejercicio físico para asemejar su aspecto al de las modelos, lo cual tampoco facilita la capacidad de abandono.

Parece lógico que las diferencias educativas en el desarrollo psicosexual tengan algo que ver con la disparidad en las cifras de prevalencia de alteración del orgasmo entre hombres y mujeres.

Encontramos que las causas más comunes del anorgasmia serían:

  • Dicotomía entre los valores aprendidos y lo que se les solicita socialmente a nivel sexual a hombres y mujeres.
  • Ortodoxia religiosa y de actitud negativa hacia la desnudez.
  • Experiencias sexuales traumáticas.
  • Culpabilidad.
  • Estados depresivos.
  • Comunicación ineficaz y hostilidad hacia la pareja.
  • Aburrimiento o monotonía en las prácticas sexuales.
  • Ignorancia sexual.
  • Actitudes negativas hacia la masturbación.
  • Miedo a perder el control.
  Las disfunciones sexuales más comunes en la terapia sexual

Factores relevantes en el desarrollo de la anorgasmia:

  • Educación sexual inadecuada: mujeres que han recibido una intensa formación en el sentido de proteger su cuerpo de las agresiones masculinas, dando valor a la resistencia y el control frente al abandono. Han asimilado el mensaje de que quien disfruta es “una suelta” o que nada más se debe “entregar” al adecuado.
  • Actitudes sexuales negativas: derivadas de lo anterior, la mayoría de mujeres con anorgasmia tienen actitudes muy negativas hacia la sexualidad, con opiniones poco favorables para todo lo relacionado al sexo y que consideran la masturbación como un sucedáneo del coito.
  • Baja autoestima: gran parte de las mujeres que acuden a terapia se consideran poco atractivas, no estando conformes con su cuerpo. Algunas han tenido un aprendizaje por el que necesitan tanta preparación para estar físicamente la altura (depilación, reforzar cierta musculatura, broncearse, etc.) que ante el encuentro sexual, creen que un proceso tan duro que no se ve recompensado por el resultado de la experiencia sexual.
  • Estilo de apego ansioso ambivalente: la ambivalencia respecto a su compromiso con la pareja, el temor a ser abandonada, el miedo a afirmar su independencia, la inseguridad respecto a ser aceptada, no generan la confianza necesaria para llegar al clímax.
  • Baja asertividad: no se atreven a pedir o expresar lo que necesitan y se subyugan a su pareja, acoplándose a los hábitos del compañero aun no siendo agradables para ellas.
  • Escasa intimidad y comunicación en pareja: no es posible que una relación sexual fluya de forma adecuada cuando la comunicación no existe y las expectativas de la mujer están frustradas, no sintiéndose cómoda en pareja y, por tanto, con dificultad para abandonarse. Con el paso del tiempo se crea resentimiento e incluso rechazo.
  • Expectativas desmedidas hacia la sexualidad: las mujeres que tienen unas actitudes negativas hacia la sexualidad se suelen defraudar más tras las primeras relaciones sexuales. Si ha supuesto un gran reto pasar a tener relaciones para complacer al compañero y se encuentran que la vagina apenas les proporciona placer, es normal experimentar un sentimiento de frustración y una predisposición a no sentir demasiado.
  ¿Cómo es el amor romántico?

Es por ello, que se entiende que la dificultad para abandonarse completamente por las creencias negativas acerca de la incapacidad para alcanzar el orgasmo del tipo “no voy a llegar”, “no sirvo” o “voy a defraudarle” bloquean la respuesta del orgasmo. La permanente auto-observación junto con la atención al tiempo eyaculatorio de la pareja mantiene la tensión impidiendo el mismo.

Como mantenedor de la conducta anorgásmica femenina está también la ansiedad anticipatoria ligada con la demanda de ejecución (orgasmo) por parte de la pareja. También actúan como factores mantenedores los procesos distímicos, relaciones de pareja conflictivas y estresores ajenos a la relación sexual.

Conclusión

Solo el 5% de las anorgasmias aparecen factores de carácter orgánico, el resto se deben a causas psicológicas, enumeradas anteriormente.

Desde la terapia psicológica se trabaja para eliminar las actitudes negativas y los prejuicios en torno a la sexualidad en general.

Se dedica tiempo a explicar la respuesta sexual femenina, a combatir las creencias erróneas y a comentar las distintas formas de expresar la sexualidad por parte de otras parejas y diferentes culturas.

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso