Psicólogos en Bilbao PsyBilbo

Gordofobia, ¿qué es?

psicologa bilbao

Nuestra sociedad le da cada vez más importancia a la belleza y a tener un cuerpo “ideal”. En especial, son los medios de comunicación y publicidad los que más lo promocionan. Y sin darnos cuenta, estamos consumiendo casi todo el día noticias sobre cómo debe ser nuestro cuerpo.

La delgadez es el foco y no hay cabida para la gordofobia. El resultado de ello, es que las personas llegan a tener una imagen distorsionada de sí mismas. Les afecta en su autoestima, sintiendo vergüenza porque su cuerpo no se asemeja al que “debería”.

¿Qué es la gordofobia?

La sociedad normaliza y empuja a que se genere un rechazo hacia las personas que tienen sobrepeso y/o obesidad. Se trata de la discriminación de las personas que no tienen cuerpos normativos.

Este fenómeno, la gordofobia, se da contra las personas que no tienen el peso aceptado socialmente y no cumplen los cánones que establecen. Por tanto, las personas con este sesgo, en ocasiones inconsciente, les lleva a discriminar a las personas con sobrepeso.

Debido a este sesgo, asocian a la persona gorda con una falta de autoestima y piensan que carece de voluntad para hacer deporte o llevar una dieta sana. Incluso, llegando a pensar que las personas con sobrepeso valen menos o son inferiores que los demás.

Psicólogas expertas en trastornos de la conducta alimentaria, afirman que las personas gordofóbicas, en el fondo, tienen un potente miedo a engordar. Lo cual, hace que les genere rechazo todo lo que tenga que ver con la gordura. Esto, no deja de ser otro problema más de autoestima, pues estaría relacionado con el miedo a no gustar, a no encajar en los cánones de belleza o a ser rechazados.

La gordofobia es:

  • Odio, rechazo y violencia que sufren las personas gordas por ser gordas.
  • Prejuicio respecto a los hábitos, costumbres y salud de las personas gordas.
  • Creencia de que son gordos por una falta de voluntad o de autocuidado.
  • Que el cuerpo gordo es resultado de la pereza o vagancia.
  • No tener en cuenta las condiciones económicas, culturales, genéticas, educativas y sociales.
  • No tener en cuenta las condiciones de enfermedad y tratamiento médico.
  Bulimia Nerviosa: características y conducta

¿La gordofobia es discriminación?

Sí es una discriminación, pues supone limitaciones en el desarrollo pleno de la vida de quienes la padecen. Las personas gordas se encuentran con restricciones y barreras a la hora de encontrar un trabajo, establecer amistades y relaciones sexoafectivas, así como en el acceso a una atención médica de calidad.

Además, sufren acoso en la calle, en el transporte público o en los centros educativos. Se encuentran con dificultades para encontrar ropa de su talla, mobiliario en el que quepan, padecen miedo de ir a la playa y enseñar su cuerpo, entre otros. Donde quiera que vayan, se encuentran con una sociedad que les rechaza, estigmatiza y censura, y que les insiste en que tener el cuerpo que tienen es su responsabilidad. Llenándoles así de culpa y vergüenza, provocándoles problemas de salud mental como ansiedad, depresión o trastornos de la conducta alimentaria.

¿Dónde hay gordofobia?

La gordofobia es una discriminación estructural y sistemática, es decir, la encontramos en todas partes y funciona de forma automática sin ser cuestionada. Se trata de un pensamiento arraigado en la sociedad, que es reproducido todo el tiempo, por todo el mundo, en todas partes.

Encontramos gordofobia en: las instituciones sociales, en nuestras costumbres, en la política, en la cultura, en la ciencia, en nuestras familias, amistades y en la calle. A pesar de que la podemos encontrar en todas partes, hace muy poco tiempo que está siendo visibilizada y denunciada.

Formas de identificar la gordofobia:

  • Utilizar la palabra gorda o gordo como insulto: la gordura debería ser considerada una cualidad física más y no como una forma de ofender o humillar a una persona.
  • Bullying escolar: las personas gordas afirman haber sufrido algún tipo de discriminación por su cuerpo en el período escolar; dentro del aula se reproducen las opresiones que se dan fuera como el racismo, la transfobia, la homofobia, la gordofobia, el sexismo…
  • Acoso callejero: reciben comentarios respecto a su cuerpo de forma gratuita, donde cualquier persona se considera con el derecho a depositar una opinión sobre su cuerpo; estos comentarios no solo provienen de personas conocidas, sino también de desconocidos.
  • Gordofobia médica: el prejuicio de creer que son gordos porque quieren serlo o por falta de voluntad; acompañado de la alarma mundial en torno a la obesidad como un factor de riesgo, hace que en las consultas médicas la norma sea recomendar dietas como una solución a cualquier afección o dolencia que presenten.
  • Exclusión laboral: la imagen se ha convertido en un factor determinante a la hora de conseguir empleo; las exigencias sobre el aspecto físico pueden estar más enraizadas que otras discriminaciones. Algunos países como Francia o Inglaterra instan a no incluir fotografías en los currículums vitae.
  • Infrarrepresentación cultural y rechazo sexo-afectivo: los cuerpos gordos son considerados feos, desagradables o deformes; implica una infrarrepresentación en el mundo de la cultura (cine, televisión, literatura, fotografía…) así como dificultades para establecer vínculos afectivos, especialmente los sexoafectivos.
  • Dificultad para encontrar ropa: el canon estético de impuesto, supone en la práctica la inexistencia de indumentaria para personas gordas desde el mensaje de “¿No cabes? ¡Adelgaza!”; encontrándose con serias dificultades para poder vestirse.
  • Gordofobia en el deporte: es ampliamente aceptada la idea de que las personas gordas no hacen ningún tipo de actividad física; la actividad física se puede convertir en un espacio que implica burlas y castigo para quienes se atreven a cruzar la frontera impuesta.
  Trastorno por atracón: características y tratamiento

¿Cómo parar la gordofobia?

  1. Dejar de alimentar la cultura de la dieta.
  2. Dejar de utilizar las palabras gordo y gorda como insulto.
  3. Hablar de salud integral.
  4. Señalar las burlas, chistes y bullying gordófobos.
  5. Apostar por el deporte inclusivo.
  6. Terminar con los comentarios sobre cuerpos ajenos.
  7. Trabajar por la inclusión social y laboral de las personas gordas

Conclusión

Casi por norma general es frecuente pensar en cómo lucen nuestros cuerpos, en cómo ponernos en forma y sentir una gran culpabilidad cuando no se cumple con la dieta. Comentar el cuerpo ajeno y el propio, hablar constantemente de modos de adelgazamiento, comer con culpa y tener una mala relación con la comida, forman parte de la gordofobia externa e interna.

La cultura de la dieta infunde el miedo y el odio hacia la gordura; infunde el desprecio sobre los cuerpos. Desaparece el amor y el autocuidado hacia nuestro propio cuerpo, a la diversidad de los cuerpos. Esta discriminación tiene efectos en la salud mental, física y social de las personas gordas.

Nuestro autoconcepto se construye desde la infancia con el reconocimiento y validación de nuestras figuras de apego. Si por algún motivo esto no ocurriese así, el niño o niña generará una base insegura desde donde buscará la confirmación del exterior para validarse internamente. De esta forma, la influencia del exterior será muy importante y condicionará su vivencia y será más fácil funcionar desde la gordofobia.

Trabajar la gordofobia, implica trabajar el amor y respeto hacia uno mismo, aceptándonos tal y como somos, priorizando nuestro autocuidado conectados con nuestra salud física y mental. Si necesitas orientación en este ámbito, contacta con nuestros psicólogos expertos para buscar el abordaje terapéutico que necesitas.

  Hambre emocional: causas y control

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso