Trastorno Orgásmico Femenino o Anorgasmia

trastorno orgasmico femenino

¿Qué es el Trastorno Orgásmico Femenino?

En el Trastorno Orgásmico Femenino o anorgasmia se presenta una dificultad para experimentar el orgasmo o existe una marcada disminución en la intensidad de las sensaciones orgásmicas de la mujer.

En lo que se refiere al orgasmo su definición es vaga, matizada por la subjetividad de cada persona y que depende de factores individuales, culturales y biológicos, lo que hace que el diagnóstico de éste resulte ciertamente complicado.

En general, es aceptado que la ansiedad es el factor causal de muchas dificultades sexuales. La angustia expresada en forma de ansiedad, es la responsable de la alteración de la respuesta sexual en cualquiera de sus fases: deseo, excitación u orgasmo. El síntoma aparece por la acción de los efectos de la ansiedad en el sistema nervioso.

Asimismo, conviene distinguir entre dos tipos de causas de las disfunciones sexuales, las inmediatas y las remotas:

  • Causas inmediatas: son aquellas que explican directamente la producción de la ansiedad que justifica el síntoma. Son relativamente sencillas, plenamente conscientes y responden bien a tratamientos breves.
  • Causas remotas: son aquellas que se instalan en acontecimientos de mayor calado, habitualmente no son conscientes y generan resistencias que podrían llegar a ser muy intensas; por tanto, necesitan un abordaje terapéutico.

Características de la anorgasmia

En el orgasmo existe una amplia variabilidad en el tipo e intensidad de esta estimulación, por ello, las descripciones subjetivas del orgasmo son muy variadas. Es decir, se experimenta de manera muy distinta en diferentes mujeres, y a la vez, en la misma mujer, de manera distinta en diferentes ocasiones.

Síntomas en la anorgasmia:

  • Para que se pueda establecer un diagnóstico de trastorno orgásmico, los síntomas que lo acompañan deben experimentarse en todas o en casi todas las ocasiones de la actividad sexual y con una duración mínima de 6 meses.
  • Debe producir un malestar significativo, dicho de otra manera, que interfiera en la vida de la persona a nivel personal, social o incluso laboral.
  • Hay que tener en cuenta que un gran porcentaje de las mujeres necesita de la estimulación del clítoris para poder alcanzar el orgasmo y la proporción de mujeres que siempre experimenta un orgasmo durante el coito peneano-vaginal es relativamente baja. Por tanto, una mujer que experimente orgasmo mediante estimulación del clítoris pero no durante el coito, no estaría dentro de lo que denominamos como un trastorno orgásmico.

Tipos:

De acuerdo al momento y las circunstancias de su aparición podemos distinguir entre:

  • Primario: si nunca ha obtenido un orgasmo ni a través del coito ni por masturbación.
  • Secundario o adquirido: se presenta tras una época de hacer tenido orgasmos, deja de experimentarlos sistemáticamente.
  • Generalizado: cuando no se es capaz de alcanzar el orgasmo mediante ningún procedimiento como la autoestimulación, heteromasturbación u otros.
  • Situacional: cuando alcanza el orgasmo solo en circunstancias específicas.

Otros datos de interés 

Los estudios reconocen que más de un tercio de las mujeres no tiene deseo sexual y que una de cada cuatro no puede conseguir el orgasmo. Se estima, que este porcentaje puede ser más elevado ya que muchas mujeres no llegan a acudir nunca a consulta aquejadas de esta problemática.

Se considera que un porcentaje mínimo de mujeres experimental el orgasmo durante las primeras relaciones sexuales y sobre el 50% lo logran hacia el fin del primer mes de relación y el 80% hacia el final del primer año de relación.

No debemos olvidar que el sexo está muy ligado a la cultura y la ausencia de orgasmo en las mujeres no se considera una problema en determinados contextos culturales. De igual modo, existe una gran variabilidad en cuanto al grado de importancia que tiene el orgasmo para las mujeres en cuanto a satisfacción sexual se refiere.

Algunos factores como: la educación restringida en cuando al sexo, las malas relaciones familiares, información sexual inadecuada, primeras experiencias sexuales traumáticas o inseguridad temprana en el papel sexual, pueden ser precipitantes en el diagnóstico de la anorgasmia. Por tanto, es esencial determinar su origen, causas y mantenimiento.

Tratamiento de la anorgasmia 

  1. Psicoeducación: información sexual sobre la anatomía femenina, el orgasmo femenino, los mitos sexuales y las expectativas sobre la sexualidad.
  2. Descubrimiento del propio placer sexual: localizar las áreas corporales que generan más excitación y así como deseos o fantasías.
  3. Gestionar las creencias disfuncionales o desadaptativas sobre la sexualidad individual y/o en pareja.
  4. Entrenamiento en técnicas de masturbación.
  5. Entrenamiento en mindfulness durante la masturbación.

El diagnóstico de Anorgasmia debe efectuarse cuando la opinión de un especialista, un psicólogo o médico especialista, considera que la capacidad orgánica de una mujer es inferior o no aparece a lo que correspondería por edad, experiencia sexual y estimulación sexual percibida.

Si sufres un Trastorno Orgásmico Femenino, desde nuestra consulta de PsyBilbo, te ofrecemos la posibilidad de poner solución al malestar que pueda estar provocando en tu día a día. Recuerda que para tratar la anorgasmia no es necesario tener pareja. Ponte en contacto con nuestros psicólogos.

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso

Call Now Button