Psicólogos en Bilbao PsyBilbo

Tratamiento de dolor crónico en Bilbao

En PsyBilbo somos psicólogos especialistas en el tratamiento del dolor crónico en Bilbao. ¿Crees que podemos ayudarte? Contacta ahora sin compromiso

Primera consulta gratuita




    Responsable: Diana Synelnyk Synelnyk. Finalidad: para la correcta gestión y asesoramiento de los clientes. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: solo se recogerán los datos estrictamente necesarios para la prestación de los servicios psicológicos por parte del profesional y éstos no se comunicarán a terceros, salvo en los supuestos legalmente establecidos. Derechos: acceso, rectificación y cancelación de los datos.

    En qué consiste tratamiento del dolor crónico

    El dolor y su antítesis, el placer, están presentes en todas las personas. En la actualidad el dolor está ampliamente reconocido como experiencia y expresión que afecta a todo el comportamiento humano y que está influenciado por distintas variables (fisiológica, psicológica, social y cultural).

    Si tuviéramos que definir el dolor, podríamos decir que se trata de una experiencia de tipo sensorial y emocional. Se trata de una vivencia subjetiva, al ser un síntoma y no un signo físico. Por tanto, sería una información de tipo subjetivo de la persona que lo sufre.

    Asimismo, la personalidad del paciente es un factor muy importante en la percepción y la evolución del dolor.

    El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada con una lesión presente o potencial o descrita en términos de la misma.

    Existen distintos tipos de dolor

    • Físico: se trata de un estado desagradable o molesto localizado en el cuerpo.
    • Moral: se trata de una emoción que resulta molesta, un sentimiento de pena o congoja, que generalmente es provocado por una causa afectiva o una insatisfacción personal.
    • Agudo: aparece rápidamente y su duración es inferior a los 6 meses.
    • Crónico se alarga en el tiempo de forma prolongada y se asocia frecuentemente a un alto grado de ansiedad y posterior depresión.

    Si quieres una cita no dudes en contactar con nosotros

    Formas en las que se manifiesta el dolor crónico

    Síntomas del trastorno por dolor crónico

    tratamiento dolor crónico en Bilbao
    Consecuencias del dolor crónico

    Consecuencias del dolor crónico

    Tratamiento psicológico en el dolor crónico

    Tratamiento psicológico en el dolor crónico

    Preguntas frecuentes sobre el tratamiento de la ansiedad en Bilbao

    El tratamiento del dolor crónico desde el ámbito psicológico se centra en ayudar a las personas a manejar el dolor, mejorar su calidad de vida y reducir el impacto negativo que el dolor crónico puede tener en su bienestar emocional y mental. Algunas de las estrategias psicológicas comunes utilizadas en el tratamiento del dolor crónico incluyen:

    1. Terapia cognitivo-conductual (TCC): La TCC es un enfoque terapéutico que se centra en identificar y cambiar los pensamientos y comportamientos negativos que contribuyen al dolor crónico y a su impacto en la vida diaria. La TCC puede incluir técnicas como la reestructuración cognitiva, la gestión del estrés, la relajación muscular progresiva y la exposición gradual a las actividades que causan dolor.

    2. Terapia de aceptación y compromiso (ACT): La ACT se centra en ayudar a las personas a aceptar el dolor crónico como parte de su experiencia de vida, en lugar de luchar contra él. La terapia se enfoca en identificar los valores personales y comprometerse con actividades significativas a pesar del dolor, utilizando técnicas como la atención plena y la defusión cognitiva.

    3. Biofeedback y neurofeedback: Estas técnicas utilizan equipos especializados para ayudar a las personas a aprender a controlar su respuesta fisiológica al dolor, como la tensión muscular o la frecuencia cardíaca. Esto puede ayudar a reducir la intensidad del dolor y mejorar el bienestar general.

    4. Mindfulness y meditación: La práctica de la atención plena y la meditación puede ayudar a las personas a cultivar una mayor conciencia y aceptación del momento presente, lo que puede reducir la percepción del dolor y mejorar la calidad de vida.

    5. Terapia de grupo: Participar en grupos de apoyo o terapia de grupo con otras personas que experimentan dolor crónico puede proporcionar un sentido de comunidad y comprensión mutua, así como oportunidades para compartir estrategias de afrontamiento y apoyo emocional.

    6. Educación sobre el dolor: Entender cómo funciona el dolor y aprender sobre las opciones de tratamiento puede ayudar a las personas a sentirse más empoderadas y capaces de manejar su dolor de manera efectiva.

    Es importante tener en cuenta que el tratamiento del dolor crónico desde el ámbito psicológico a menudo se realiza en combinación con otros enfoques de tratamiento, como el manejo del dolor medicamentoso, la fisioterapia y otras intervenciones médicas. Un enfoque multidisciplinario que aborde todos los aspectos del dolor crónico suele ser más efectivo para mejorar la calidad de vida y reducir el sufrimiento asociado.

    Ayudar a una persona con dolor crónico desde su entorno puede marcar una gran diferencia en su calidad de vida y bienestar emocional. Aquí hay algunas formas de brindar apoyo:

    1. Escucha activa: Presta atención a cómo se siente la persona con dolor crónico y sé un oyente compasivo. Permítele expresar sus emociones y preocupaciones sin juzgar.

    2. Ofrece apoyo emocional: Muestra comprensión y empatía hacia la persona. Hazle saber que estás ahí para apoyarla en su camino hacia la gestión del dolor crónico.

    3. Ayuda práctica: Ofrece tu ayuda en tareas cotidianas o actividades que puedan resultar difíciles para la persona debido al dolor. Esto podría incluir tareas domésticas, compras, transporte o cuidado de niños.

    4. Fomenta el autocuidado: Anima a la persona a cuidar de sí misma y a priorizar su bienestar físico y emocional. Ayúdala a encontrar actividades que le brinden placer y alivio del estrés, como la práctica de la atención plena, la meditación, el yoga u otros pasatiempos relajantes.

    5. Comprende sus limitaciones: Reconoce que la persona con dolor crónico puede tener limitaciones físicas y emocionales. Sé comprensivo si necesita tomar descansos o ajustar sus actividades debido al dolor.

    6. Acompañamiento a citas médicas: Ofrece acompañamiento a citas médicas o terapéuticas si es necesario. Esto puede brindar apoyo emocional y práctico, así como ayudar a la persona a recordar información importante.

    7. Investiga y ofrece recursos: Investiga sobre el dolor crónico y los tratamientos disponibles para ayudar a la persona a comprender mejor su condición. Ofrece información sobre grupos de apoyo, recursos comunitarios y servicios médicos que puedan ser útiles.

    8. Sé paciente y comprensivo: Entiende que el dolor crónico puede ser frustrante y desafiante para la persona que lo experimenta. Sé paciente y comprensivo en tus interacciones, y bríndale el espacio que necesite para manejar su dolor.

    Al brindar apoyo desde el entorno de una persona con dolor crónico, puedes ayudarla a sentirse menos sola y más capacitada para manejar su condición de manera efectiva. Tu apoyo y comprensión pueden marcar una gran diferencia en su calidad de vida y bienestar general.

    El tratamiento psicológico del dolor crónico ofrece varias ventajas importantes para las personas que lo experimentan. Algunas de estas ventajas incluyen:

    1. Reducción del sufrimiento emocional: El dolor crónico puede tener un impacto significativo en el bienestar emocional de una persona, causando ansiedad, depresión, irritabilidad y otros síntomas. El tratamiento psicológico puede ayudar a reducir este sufrimiento emocional al enseñar estrategias de afrontamiento efectivas y promover una actitud más positiva hacia el dolor.

    2. Mejora en la calidad de vida: El dolor crónico puede limitar la capacidad de una persona para participar en actividades diarias, sociales y recreativas, lo que puede afectar negativamente su calidad de vida. El tratamiento psicológico puede ayudar a las personas a encontrar maneras de adaptarse y continuar disfrutando de la vida a pesar del dolor.

    3. Mejora en el manejo del dolor: A través de técnicas como la terapia cognitivo-conductual (TCC), la terapia de aceptación y compromiso (ACT) y la práctica de la atención plena, las personas pueden aprender a manejar mejor el dolor crónico y a reducir su percepción de su intensidad. Esto puede permitirles funcionar mejor en su vida diaria y reducir la necesidad de medicamentos para el dolor.

    4. Reducción de la discapacidad: Al aprender a manejar el dolor de manera más efectiva, las personas pueden experimentar una reducción en la discapacidad asociada con el dolor crónico. Esto puede incluir una mayor capacidad para realizar actividades físicas, trabajar, socializar y participar en hobbies y pasatiempos.

    5. Menor necesidad de medicación para el dolor: Al aprender a manejar el dolor de manera más efectiva, algunas personas pueden experimentar una reducción en la necesidad de medicamentos para el dolor, lo que puede reducir los efectos secundarios asociados con la medicación y mejorar la calidad de vida en general.

    6. Fortalecimiento de la resiliencia: A través del tratamiento psicológico, las personas pueden desarrollar una mayor resiliencia y capacidad para hacer frente a los desafíos asociados con el dolor crónico. Esto puede ayudarles a adaptarse mejor a su condición y a mantener una actitud más positiva a pesar de las dificultades.

    En resumen, el tratamiento psicológico del dolor crónico ofrece una serie de beneficios importantes que pueden mejorar significativamente la calidad de vida y el bienestar emocional de las personas que lo experimentan. Al ofrecer estrategias efectivas para manejar el dolor y promover una actitud más positiva hacia él, el tratamiento psicológico puede marcar una gran diferencia en la vida de las personas con dolor crónico.

    Lidiar con el dolor crónico puede ser desafiante, pero existen varias estrategias que pueden ayudar a las personas a manejarlo de manera más efectiva y mejorar su calidad de vida. Aquí hay algunas sugerencias:

    1. Educarse sobre el dolor: Entender cómo funciona el dolor crónico y cómo afecta el cuerpo y la mente puede ayudar a las personas a sentirse más capacitadas para manejarlo. Consultar con profesionales de la salud y aprender sobre las opciones de tratamiento disponibles puede proporcionar información valiosa sobre cómo abordar el dolor de manera efectiva.

    2. Tratamiento médico adecuado: Consultar con un médico o especialista en dolor para obtener un plan de tratamiento médico adecuado puede ser fundamental. Esto puede incluir medicamentos para el dolor, terapias físicas como la fisioterapia o la terapia ocupacional, procedimientos médicos o intervenciones quirúrgicas, según sea necesario.

    3. Terapia psicológica: La terapia cognitivo-conductual (TCC), la terapia de aceptación y compromiso (ACT) y otras formas de terapia psicológica pueden ayudar a las personas a cambiar su percepción del dolor, desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas y mejorar su bienestar emocional.

    4. Prácticas de autocuidado: Incorporar prácticas de autocuidado en la rutina diaria puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la capacidad para manejar el dolor. Esto puede incluir la práctica de la atención plena, la meditación, la relajación muscular progresiva, el yoga, la respiración profunda, el masaje u otras técnicas de relajación.

    5. Ejercicio físico regular: Aunque puede ser difícil, realizar ejercicio físico regularmente puede ayudar a reducir el dolor crónico y mejorar la función física y mental. El ejercicio puede incluir actividades de bajo impacto como caminar, nadar, montar en bicicleta o practicar tai chi.

    6. Establecer límites y prioridades: Aprender a establecer límites y prioridades en las actividades diarias puede ayudar a conservar energía y evitar el agotamiento. Esto puede implicar aprender a delegar tareas, decir «no» cuando sea necesario y aprender a descansar y cuidarse a uno mismo.

    7. Buscar apoyo social: Mantener una red de apoyo sólida puede proporcionar un sistema de apoyo emocional y práctico durante momentos difíciles. Participar en grupos de apoyo, hablar con amigos y familiares cercanos, y conectarse con otras personas que experimentan dolor crónico puede ser útil.

    8. Mantener una actitud positiva: Aunque puede ser desafiante, tratar de mantener una actitud positiva y optimista puede ayudar a mejorar el bienestar emocional y a reducir la percepción del dolor. Practicar la gratitud, enfocarse en las cosas positivas de la vida y encontrar formas de disfrutar de las pequeñas cosas puede hacer una gran diferencia.

    Es importante recordar que el manejo del dolor crónico puede ser un proceso individualizado y que puede llevar tiempo encontrar las estrategias y tratamientos que funcionen mejor para cada persona. Experimentar con diferentes enfoques y buscar apoyo cuando sea necesario puede ser útil en el camino hacia la gestión efectiva del dolor crónico.

    Terapias de PsyBilbo

    Tratamiento del dolor crónico en Bilbao

    Contacta ahora sin compromiso




      Responsable: Diana Synelnyk Synelnyk. Finalidad: para la correcta gestión y asesoramiento de los clientes. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: solo se recogerán los datos estrictamente necesarios para la prestación de los servicios psicológicos por parte del profesional y éstos no se comunicarán a terceros, salvo en los supuestos legalmente establecidos. Derechos: acceso, rectificación y cancelación de los datos.