Psicólogos en Bilbao PsyBilbo

Violencia estética hacia la mujer: el cuerpo perfecto

violencia estetica hacia la mujer

El cuerpo de la mujer siempre ha estado expuesto. Ejemplo de ello son las innumerables noticas o comentarios diarios que existen sobre: si una mujer ha subido de peso, promoción de dietas milagro, operación bikini, tratamientos para correcciones o imperfecciones, intervenciones estéticas para encajar en el cuerpo “modelo”… Bien, pues todo ello, es violencia estética hacia la mujer.

¿Qué es violencia estética hacia la mujer?

La violencia estética es toda presión social, que se impone especialmente a las mujeres, para que se adapten a los cánones estéticos de la época. Desde niñas nos enseñan que nuestro aspecto físico es muy importante y que puede ser clave tanto de nuestro éxito, como de nuestro fracaso en la vida.

Crecer con estos mensajes tiene como resultado un proceso interminable de autoexigencia que acarrea tanto efectos físicos como psicológicos y, genera, una autoestima dañada.

Papel de la sociedad en la violencia estética

La sociedad establece qué es la belleza. Actualmente, los cánones dictan que las mujeres deben estar delgadas, pero tampoco en exceso. Pues la delgadez excesiva dejó de estar bien vista tras ser moda en los años 90 y llevar a muchas modelos a mantener la delgadez a través de drogas, alcohol y/o trastornos de la conducta alimentaria.

Los cánones establecen que las mujeres se vean jóvenes, se mantengan atractivas, con la piel tersa, sin vello… Y todo ello se convierte en una carrera a contrarreloj para asemejarnos lo máximo posible a lo que se espera de nosotras.

Esto se promociona desde los medios de comunicación y difusión masiva, la industria de la moda, de la música, la pornografía y el mercado cosmético de unos cuerpos “perfectos”. Los cuales, no son más que unos cuerpos irreales resultado de un ideal de cómo debe ser una mujer.

Un elemento que es de gran relevancia es el peso. La delgadez constituye una condición ineludible de lo que la sociedad machista define como belleza femenina. Podemos decir que el canon estético es gordófobo. Una sociedad obsesionada con estar delgada, es una sociedad obsesionada con no ser gorda. La otra cara de la moneda de la delgadez normativa es la gordofobia, tanto externa (rechazo hacia la gente gorda) como interna (miedo a engordar).

¿Por qué es discriminación?

Según la socióloga Esther Pineda, la violencia estética es sexista porque estas exigencias solo se aplican sobre los cuerpos de las mujeres. En el refranero español podemos encontrar ejemplos de ello: “tiran más dos tetas que dos carretas” o “no hay mujeres feas, solo hombres sobrios”.

También son gerontofóbicos, no quieren mostrar rastro de madurez, envejecimiento o deterioro, la piel no debe tener arrugas o marcas, las canas se han de teñir, etc. Cualquier tratamiento es válido para borrar el paso del tiempo. En la edad, está clara la diferencia entre hombres y mujeres: ellos al envejecer se convierten en maduritos sexys y nosotras, en viejas poco atractivas.

El canon de belleza es racista, ya que, en la cultura occidental al menos, se ha construido a partir de la blanquitud de la piel. Las mujeres no blancas (árabes, asiáticas, indígenas, negras) son invisibilizadas.

Educadas en la estética

A las mujeres se les ha educado en la estética, ¿qué quiere decir esto? Hemos aprendido desde la infancia a cómo disimular nuestros “complejos”, tapar las imperfecciones, someternos a intervenciones estéticas para aumentar o disminuir alguna parte de nuestro cuerpo. Un sinfín de estrategias que sigan haciendo que seamos atractivas. Estrategias que generan un daño potentísimo en nuestra autoestima.

El peligro de la violencia estética es que pone en peligro la salud de la mujer, en los intentos por encajar en el cuerpo perfecto. Tratando de “verse bien” y “encajar” en lo que se espera de ella, se realizan cantidad de conductas diarias que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud.

Además, todo esto, atenta contra la diversidad de los cuerpos. Las mujeres, somos diversas en nuestros cuerpos y mentes. Es imposible que todas encajemos en un mismo traje. Se trata de poder aceptar nuestro cuerpo, entendiendo la presión que ejerce nuestra sociedad, y poder estar sanas y aceptarnos.

La belleza que se espera que alcancemos es artificial y genera un gran sufrimiento emocional y físico. La estética, será sana cuando lo hagamos por placer y no por imposición. Tal vez, puede ser algo complejo de determinar para algunas mujeres. Lo aconsejable es que se pueda reflexionar desde dónde se realizan este tipo de prácticas (maquillaje, depilación, intervenciones estéticas…) y establecer una relación más saludable con la estética.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso