La gran importancia del Apego

importancia apego

Como muchos otros términos sacados de la Psicología, el apego es uno de los que suele ser bastante común oír hablar en diferentes contextos y circunstancias de la vida de las personas. Pero como en otras ocasiones, se utiliza dicha palabra de forma errónea o no se entiende todo lo que engloba, así como la importancia que posee. Es por ello que, como en artículos anteriores que hemos realizado,  traemos este concepto hoy aquí para explicarlo, categorizarlo y relacionarlo, con diversas problemáticas futuras de la vida adulta, ya que como veremos más adelante, es el origen de muchos de éstos.

¿Qué es el apego?

Como seres sociales que somos, venimos al mundo para relacionarnos con el exterior. Nuestro Yo está programado para necesitar cuidado, seguridad y protección, y aunque haya gente que se niegue a necesitar a los demás, es algo inevitable ya que es innato e instintivo.

Llegados a este punto y para definir el concepto en si, me voy a basar en la figura que posiblemente es más relevante a la hora de hablar de esta idea y no es otra que John Bowlby (1907-1990). Según este psicólogo, el apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad.

¿Por qué es tan importante?

Recogiendo la definición que se acaba de realizar en el bloque anterior, vemos que la importancia del apego radica en que va a ser el regulador de las emociones y será quien describa nuestra dinámica relacional. Además, todo ello va a hacer que nuestra personalidad se desarrolle de manera correcta o no y por lo tanto, como bien hemos dejado claro otras veces, nuestra forma de ser es extremadamente importante, ya que en base a las creencias que hemos ido adquiriendo a raíz de nuestra relación y/o educación familiar, percibiremos lo que nos llega del mundo de una manera u otra, y esto hará que si no son adaptativas o reales, nos generen malestares emocionales o algún tipo de trastorno futuro.

Tipos de apego

El Apego Seguro:

El apego seguro es obviamente el idóneo. Se da cuando la persona que cuida al infante demuestra cariño, protección, disponibilidad y atención. Dicho apego hará que la persona genere una autoestima alta, tenga unas relaciones interpersonales más satisfactorias y alcance la independencia y autonomía.

El Apego Ansioso:

El apego ansioso se da cuando el cuidador está física y emocionalmente disponible sólo en ciertas ocasiones. Esto hace que el individuo sea más propenso a la ansiedad de separación y al temor de explorar el exterior. Necesitan un fuerte deseo de intimidad, pero a la vez tienen una gran sensación de inseguridad respecto a los demás. Podríamos clasificarlos en dos tipos:

Apego Ambivalente:

Responden a la separación con angustia intensa y mezclan comportamientos de protesta, enojo y resistencia. No tienen expectativas de confianza.

Apego evitativo:

Al no atender las necesidades de protección del niño, no genera el sentimiento de confianza que necesita. Son muy inseguros hacia los demás y esperan ser excluidos.

El Apego Desorganizado o Desorientado:

Son respuestas del cuidador desproporcionadas o inadecuadas. Hace que el individuo tenga un mal desarrollo social, emocional y cognitivo.

Consecuencias en la adultez

Como hemos estado diciendo, el tipo de apego que hayamos recibido en nuestra infancia se verá reflejado más adelante en la manera que nos percibimos a nosotros mismos y al resto de las personas, con lo que en gran medida determinará nuestras relaciones, así como la vinculación con algún tipo de trastorno.

De manera resumida, estas son las consecuencias en la adultez dependiendo del tipo de apego recibido:

Apego seguro:

Adulto que se muestra consistente, estable y seguro.

Apego ansioso:

Adulto con problemas de ansiedad, necesidad de relación pero con miedos.

Apego ambivalente:

Adulto con visión negativa de sí mismo y positiva de los demás.

Apego evitativo:

Persona que confiará en sí mismo pero no en los demás.

Apego desorganizado:

Individuo con ideas negativas de sí mismo y de los demás.

 

Consejos para fomentar el apego seguro

Creo que con lo visto hasta el momento, queda clara la relevancia del apego en el futuro desarrollo psíquico de las personas. Por ello, y a modo orientativo, enunciaré una serie de pautas para fomentar dicho apego:

  1. Establecimiento de límites
  2. Llevar a cabo altos niveles de comunicación
  3. Cercanía afectiva
  4. Sancionar conductas y no a la persona
  5. Potenciar la empatía, sensibilidad y disposición

 

Conclusión

Para ir terminando, espero que este breve artículo haya servido para conocer más sobre la importancia del apego en las personas y nunca olvidarnos que si no fomentamos el apego seguro, el individuo buscará a lo largo de su vida otras formas de cubrir las necesidades dando lugar en muchas ocasiones a trastornos mentales y sociales.

Javier Arza Magra

Psicólogo experto en Terapia Cognitivo-Conductual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *