Psicólogos en Bilbao PsyBilbo

Deseo sexual hipoactivo en la mujer

deseo sexual hipoactivo mujer

En la actualidad la prevalencia de las disfunciones sexuales femeninas es muy elevada, según diferentes estudios la cifra oscila alrededor del 40%. Es por ello que, hay evidencia suficiente de que las mujeres presentan problemas sexuales en mayor medida que los hombres y no piden ayuda profesional más del 20% de ellas, lo cual, es un verdadero problema.

El deseo

Para hablar del deseo sexual hipoactivo en la mujer, debemos comenzar a hablar sobre el deseo. Existen muchas lagunas respecto al deseo y la respuesta sexual femenina. Hoy en día se pueden distinguir varios tipos de deseo dependiendo de los estímulos externos, los neurotransmisores cerebrales y la concentración hormonal.

Se puede hablar de un deseo sin objeto, que probablemente tiene mucho que ver con las hormonas. En concreto, con la testosterona biodisponible, donde la mujer tiene la sensación subjetiva de desear pero no a una persona en especial. A nivel fisiológico, que se puede denominar impulso, se activa en el período periovulatorio, justo antes o después de la menstruación.

Otra forma de desear está muy centrada en el objeto, es decir, se anhela a una persona en concreto, puede denominarse deseo romántico y va a estar relacionada, a nivel cerebral, con los receptores dopaminérgicos.

Por último, otra variedad típica de mujeres cuya relación de pareja no es novedosa, comienzan las relaciones sexuales sin tener deseo y se activan después de un proceso de excitación. A esta variante se le podría denominar deseo post excitatorio y probablemente sea la forma más frecuente de desear entre mujeres adultas.

¿Qué es el deseo sexual hipoactivo en la mujer?

En general, toda persona que disminuye su frecuencia sexual considera que el deseo está mermado, pero la frecuencia por sí misma no es una variable ajustada para medir la capacidad de desear. Hablamos de deseo sexual hipoactivo cuando “existe disminución (o ausencia) de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente, y el trastorno provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal”.

  ¿Qué es el síndrome de la niña buena?

Por tanto, hablamos de deseo sexual hipoactivo cuando existe la ausencia o disminución de sensaciones, interés, pensamientos o fantasías sexuales siendo la motivación para buscar la excitación escasa o nula y teniendo presentes los cambios fisiológicos de la mujer a lo largo del ciclo vital y la duración de la pareja.

¿Por qué surge el deseo sexual hipoactivo?

Las alteraciones neuroendocrinológicas, trastornos hormonales, enfermedades metabólicas y otras afecciones crónicas influyen de forma negativa en el deseo sexual hipoactivo en la mujer. Asimismo la ansiedad, el estrés, los estados depresivos y la baja autoestima también son factores influyentes para el inicio o mantenimiento del trastorno.

La disminución del deseo también puede obedecer a la evitación como consecuencia de la frustración provocada por unas relaciones sexuales insatisfactorias. Cuando existen problemas en la intimidad, es importante revisar que no se haya caído en un proceso de rutinización. Pues las parejas que llevan muchos años pueden alcanzar un alto nivel de confianza y conocimiento que puede llevarles a la rutina en sus relaciones sexuales.

En otros casos, donde es difícil encontrar una explicación a la falta de deseo, lleva a pensar en la existencia de personas que por motivos desconocidos no son muy proclives a mantener relaciones sexuales, o bien, pueden existir sucesos traumáticos anteriores a su capacidad de recordar, que como mecanismo de defensa son depositados en el olvido.

¿Tengo un deseo sexual hipoactivo?

Señales de que puedo tener un deseo sexual hipoactivo:

  • Desinterés en la actividad sexual o poca iniciativa.
  • Evitar el sexo.
  • Falta de pensamientos sexuales.
  • Desconexión emocional o falta de interés en la pareja.
  • Sentimientos de preocupación, frustración o tristeza debido a la falta de deseo.
  • Tensión y conflictos en la relación de pareja.
  Maternidad y feminismo: ¿Qué está cambiando?

Tratamiento psicológico para el deseo sexual hipoactivo en la mujer

La terapia cognitivo-conductual identifica y modifica los patrones de pensamientos negativos y comportamientos relacionados con la sexualidad. Así como, busca la mejora de la comunicación y la resolución de los conflictos en la relación de pareja. Además, se realiza un trabajo de psicoeducación sexual.

El tratamiento del deseo sexual hipoactivo debe ser individualizado, considerando las particularidades de cada paciente. Es importante abordar tanto los aspectos físicos como psicológicos y relacionales, mantener una comunicación abierta y honesta con la paciente para identificar las mejores estrategias de intervención.

Desde la terapia se proporciona un espacio seguro donde las mujeres puedan explorar y expresar sus preocupaciones sexuales sin juicio, ayudándoles a encontrar soluciones y mejorar su calidad de vida sexual y emocional.

Conclusión

Este tipo de trastorno en ausencia de pareja puede pasar casi de forma inadvertida. Pero cuando se vive en pareja, es frecuente que se genere una presión por parte de la misma lo que deriva en sensación de culpabilidad, desamor e incapacidad sexual.

El deseo sexual hipoactivo es la disfunción sexual más frecuente en la mujer. Generalmente, la mujer acude a consulta después de un prolongado tiempo de evolución, que inevitablemente, genera un malestar. Por lo que, si tiene problemas con tu deseo sexual, puedes consultar con un profesional de la psicología para que te oriente.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Bibliografía:

 

Cabello, Francisco. (2010) Manual de sexología y terapia sexual. Editorial SÍNTESIS

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso