Psicólogos en Bilbao PsyBilbo

Infidelidad de pareja, ¿por qué?

infidelidad de pareja

La infidelidad de pareja se da cuando una persona, que se encuentra en una relación estable, está inmersa en un contacto intenso de una duración que puede ser variable con otra persona.

Dentro de la infidelidad se entremezclan distintos sentimientos, como el de culpa por la traición, temor a ser descubierto, miedo a perder lo que se posee o a la pareja, ira contra el otro, así como esfuerzos por justificar el acto en sí.

La persona infiel, utilizando el conflicto y el enfado, aumenta la distancia emocional y/o sexual de su pareja. Lo cual disminuye su sentido de responsabilidad, manteniendo la distancia suficiente que favorece permitirse continuar con su aventura amorosa.

Ante esta nueva circunstancia surgen sospechas, menor confianza, mentiras y mayores conflictos; que a su vez llevan con frecuencia a situaciones de reencuentro sexual, seguidas de decepción y depresión o agravamiento del conflicto.

Infidelidad de pareja, ¿por qué?

La infidelidad, desde el enfoque sistémico, puede ser entendida como:

1. Una señal de que la relación no va bien

Una infidelidad constituye un comportamiento sintomático, es decir, es indicadora de que la pareja como conjunto necesita algo más o algo diferente en su interacción y, por lo tanto, necesita cambiar.

2. Un mensaje indirecto a la pareja

Una aventura amorosa puede ser un mensaje dirigido al cónyuge: un llamamiento de mayor atención, una sugerencia de cambio sobre cómo le gustaría que fuese la relación o un esfuerzo exasperarlo hasta hacerle abandonar el hogar.

  ¿Cómo es el amor romántico?

3. Lucha de poder

La mayoría de las razones que motivan las infidelidades parecen originarse en el individuo más que en la relación conyugal. La infidelidad da lugar a tener un poder sobre la pareja. Esto puede fortalecer aspectos emocionales como sentir más seguridad o autoestima.

4. Proceso de diferenciación

La infidelidad conlleva un impacto positivo en el individuo (mayor autoestima, confianza sexual y autonomía) dado que las infidelidades no solo tratan de decepciones y traiciones, sino también de anhelos, ilusiones, búsqueda de conexión emocional, seguridad y libertad. Puede formar parte de un proceso de individuación y autodescubrimiento, del deseo de recapturar partes pérdidas de uno mismo y de recuperar energía en una fase de pérdida. También puede representar, una manera de contrarrestar la desilusión, el vacío o la frialdad sentida dentro del marco de la pareja.

5. Lucha entre el amor y el deseo

Como parte de la condición humana, el amor y el deseo son variables que se pueden dar juntas o por separado. Puede haber amor y deseo, deseo sin amor, amor sin deseo.

La infidelidad está más estrechamente vinculada al deseo que al sexo. Las relaciones extraconyugales involucran casi siempre lo sexual, aunque no es indispensable, pues la infidelidad no implica mantener relaciones sexuales como tal. Se puede iniciar una aventura atraídos por el deseo sexual, pero también por deseo de mayor intimidad, conocimiento, novedad, etc.

Las presiones de la vida familiar que generan un alto estrés continuo y algunos aspectos culturales del entorno pueden ser más permisivos con la infidelidad y no cuestionarla. Como por ejemplo en las sociedades occidentales, personas destacadas o relevantes en su ámbito profesional, no son cuestionadas públicamente y se tolera la infidelidad como algo que pertenece al ámbito privado.

  Relaciones a distancia: Dificultades y consejos

Posibles señales de una infidelidad

Los indicios que pueden determinar que tal vez nuestra pareja esté siendo infiel son:

  • Distanciamiento sexual y afectivo
  • Preocupación por las apariencias
  • Mentiras y contradicciones
  • Se critica lo que antes se admiraba
  • Más viajes de lo habitual, sin el otro cónyuge
  • Uso diferente de internet y móvil (llamadas y mensajes)
  • Cambios inesperados de rutinas
  • Ausencias injustificadas
  • Nuevos intereses

Tipos de infidelidades:

Podríamos englobar las infidelidades en cuatro tipos:

  • Infidelidades aisladas: aquellas que ocurren de manera puntual o única.
  • Infidelidades habituales: tienen un carácter más recurrente; suelen ser múltiples, espaciadas o no en el tiempo y están relacionadas con actitudes de conquista por parte de la persona infiel.
  • Infidelidades estructurales: presentes en parejas con un estilo de interacción disfuncional y con gran dificultad en resolver conflictos.
  • Infidelidades románticas: que se caracterizan por la necesidad de sentirse enamorado continuamente, teniendo una duración prolongada en el tiempo.

Conclusiones

La infidelidad supone una experiencia devastadora para el individuo, la pareja y la familia, que genera una serie de sentimientos que abarcan desde los celos, la decepción, la ansiedad y la culpa.

Supone una experiencia desestabilizadora y demuestra la ineficacia para resolver problemas en la pareja, llegando a generar entre un 20 a un 30% de los motivos que llevan al divorcio o a la separación.

Pero una infidelidad de pareja no supone el fin de la relación. Este puede ser un punto de trabajo, que se puede abordar desde la terapia de pareja, y que puede llevar a los cónyuges a esclarecer qué es lo que ha ocurrido y así poder reforzar su relación. La persona engañada, deberá realizar el duelo y tomar la decisión de si podrá perdonar y recuperar la confianza perdida.

  Beneficios de la terapia de pareja

El sufrimiento implicado y la necesidad de trabajar con las emociones que genera la infidelidad suponen un nivel de exigencia por parte de ambos miembros en el espacio terapéutico. La complejidad de los procesos intrapsíquicos e interaccionales implicados en la infidelidad demanda un modelo complejo y sensible.

 

Diana Synelynk

Psicóloga General Sanitaria

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso