Parafilias más comunes: definición y características

parafilias

Hoy en día, en pleno Siglo XXI, cada vez es más común hablar sin tapujos de todo lo relacionado con el sexo. Lo que antes era tabú, censurado o controvertido, ha pasado a ser algo más normalizado, y una parte importante de la sociedad actual, no tiene miedo a expresar o interesarse por diferentes prácticas o gustos sexuales.

Esto también se puede apreciar en la enorme acogida que han tenido diversas películas o libros que tratan temáticas de esta índole y es que, ¿quién no ha visto u oído hablar de películas como Kiki, el amor se hace o 50 sombras de Grey? Me atrevería a decir que pocas personas. Por lo tanto, esto es un indicio de que hay un interés o curiosidad creciente en cuanto al tema se refiere y es por eso que en este artículo, vamos a sumergirnos en todo lo relacionado con las parafilias.

¿Qué es una parafilia?

Antes de entrar en una definición teórica de parafilia, me gustaría empezar mencionando el término filia. Esta palabra viene del griego philos y se podría entender como amor o amistad. Generalmente, lo solemos utilizar como sufijo para designar aficiones o gustos intensos por un elemento determinado, el cual, no tiene por qué ser sexual. Un ejemplo común de ello son las personas que les encanta el cine (cinéfilas).

Dicho esto, en Psicología, es en la sexualidad donde más aparece este concepto. Si entramos en su definición, las parafilias se entienden como patrones de conducta sexual en los que el deseo, la excitación o el placer dependen en gran medida de elementos atípicos.

Dentro del Manual DSM-5, las parafilias están catalogadas como un trastorno psicológico aunque he de decir que en parte discrepo, ya que no tienen por qué conllevar directamente a una patología.

Hay muchos tipos de parafilias que son inofensivas y que no conllevan el malestar de la persona ni de otras, con lo que únicamente consiste en una preferencia sexual específica.

  Aborto: consecuencias psicológicas

Como apunte de interés, el término “filia” se contrapone al de “fobia”, el cual, hemos visto en artículos anteriores. Si decíamos que “filia” era una intensa atracción “fobia” al contrario, es un intenso miedo o rechazo. También, se puede ver en sexualidad como por ejemplo “gimnofobia” que es miedo a la desnudez propia o ajena, o “falofobia” que se refiere al pánico por el pene masculino.

Parafilias más comunes y sus características

A continuación, se expondrán las filias o parafilias más comunes vistas desde el criterio de la Psicología. Algunas de ellas estarían tipificadas como trastornos mentales o incluso como delitos criminales. Sobre esto habría que decir que es relativo ya que dependería de la intensidad de la preferencia, el malestar que puede ocasionar a la persona o terceros y también, el punto de vista de cada experto.

  1. Voyeurismo: Se trata de espiar las actividades privadas de terceras personas. Conlleva una excitación sexual intensa y recurrente derivada de la observación de una persona desprevenida que está desnuda, desnudándose o dedicada a una actividad sexual.
  1. Exhibicionismo: Se trata de una excitación sexual intensa y recurrente derivada de la exposición de los genitales a una persona desprevenida. Normalmente es común que la intensidad de esta conducta aumente con la práctica llegando incluso a ser compulsiva.
  1. Frotteurismo: Excitación sexual intensa derivada de los tocamientos o fricción contra una persona sin su consentimiento normalmente. En general, suele llevarse a cabo en lugares donde hay una gran cantidad de gente.
  1. Masoquismo sexual: Excitación derivada del hecho de ser humillado, golpeado, atado o sometido a sufrimiento de cualquier forma.
  1. Sadismo sexual: Excitación sexual que nace de la idea o práctica de hacer daño a otras personas. Engloba prácticas como la disciplina, la dominación, sumisión, sadismo y masoquismo.
  1. Pedofilia: Excitación sexual derivada de fantasías, deseos sexuales irrefrenables o comportamientos que implican la actividad sexual con uno o más niños prepúberes (generalmente menores de 13 años).
  1. Fetichismo: Excitación sexual derivada del empleo de objetos inanimados o un gran interés específico por partes del cuerpo no genitales.
  1. Travestismo: Placer sexual derivado al vestirse como una persona de otro género.
  1. Asfixiofilia: Excitación derivada por el hecho de estrangular o asfixiar a otra persona durante el acto sexual.
  1. Coprofilia: Placer sexual derivado de observar defecar a otra persona o utilizar los excrementos.
  1. Coprolalia: Excitación sexual derivada del grito de palabras o frases obscenas.
  1. Erontofilia: Excitación obtenida mediante el hecho de hablar por teléfono usando un lenguaje erótico y sexual.
  1. Urofilia: Satisfacción sexual obtenida por orinar durante las relaciones.
  1. Zoofilia: Excitación y práctica sexual con animales.
  1. Necrofilia: Excitación y práctica sexual con personas ya fallecidas.
  ¿Qué es la violencia de género?

Parafilias raras

A continuación, se expondrán parafilias más desconocidas.

  1. Acrofilia: Se trata del hecho de sentir atracción por las alturas o por personas altas.
  1. Actirastia: Este tipo de parafilia conlleva una excitación sexual que es causada por la exposición a los rayos del sol o gracias a sentir el calor de dicha exposición.
  1. Aerofilia: Basada en el placer producido por todas aquellas cosas que están relacionadas con volar.
  1. Alvinolagnia: En este caso el placer sexual solo puede obtenerse con la zona del estómago de la pareja.
  1. Androidismo: Excitación provocada por muñecos o robots con aspecto humano.
  1. Andromanía: Hipersexualidad masculina o deseo desaforado por la práctica del sexo. Se trata de la versión masculina de la ninfomanía. Condición compulsiva en un hombre de tener relaciones con diferentes personas, de manera promiscua y sin estar enamorado.
  1. Antolagnia: Este tipo de parafilia está relacionada con el placer que se obtiene al oler flores.
  1. Autonepiofilia: Se basa en obtener placer y sentirse excitado con el hecho de utilizar pañales y ser tratado como un bebé.
  1. Consuerofilia: En este tipo de parafilia, la excitación sexual se produce al coserse zonas de la piel con aguja e hilo.
  1. Coulrofilia: Deseo sexual y excitación producida al ver payasos.
  1. Dacryfilia o dacrilagnia: Se trata de hallar placer y excitación cuando se observan lágrimas en los ojos de la propia pareja.
  1. Dendrofilia o Dentrofilia: En este caso la excitación se produce al frotarse la persona contra los árboles o vegetales en general.
  1. Dorafilia: Sentir atracción y placer por visualizar, así como realizar actos con la piel humana o animal, sintéticas o de cualquier otro tipo. Se aplica también a la excitación sexual que proveniente del tocar el pelo.
  1. Electrofilia o electrocutofilia: Este tipo de parafilia se relaciona con la electricidad. Las personas con esta parafilia sienten atracción por la electricidad y las descargas eléctricas.
  1. Elefilia: Basada en la obtención de placer mediante el tacto o la visualización de determinados tejidos.
  1. Formicofilia: Esta parafilia está relacionada con insectos o animales pequeños. La excitación se produce al sentir como dichos animales reptan por la piel.
  1. Harpaxofilia: En este caso la excitación se produce cuando la persona es asaltada o sufre un robo con violencia.
  1. Hipnofilia: El placer en esta parafilia se consigue cuando la persona contempla a otras personas mientras duermen.
  1. Octofilia: Esta curiosa parafilia está basada en aquellas personas a las que les excita el número 8.
  1. Psicrofilia: Se considera Psicrofilia cuando la persona se excita con el frío o al ver personas que sienten frío.
  Adolescencia y sexualidad

Conclusiones

Seguramente según hayáis ido leyendo el artículo, os habrán sonado o conoceríais más de una. Incluso, habrá personas que vean que algunas se puedan relacionar con sus gustos o atracciones sexuales. De primeras, recomendaría que no le dieseis más importancia, ya que mientras la parafilia no produzca ningún riesgo para la propia persona o para terceros, no tiene por qué ser síntoma de alarma.

Como bien he dicho antes, parafilia no es sinónimo absoluto de enfermedad mental o trastorno. De todas formas, si se tienen preocupaciones o se quieren tratar alguna de ellas, mediante la Terapia Cognitivo-Conductual ha habido resultados satisfactorios.

En conclusión, no hay por qué ver la sexualidad como algo negativo sino que el placer puede ser beneficioso a muchos niveles y sentidos.

Javier Arza Magra

Psicólogo experto en Terapia Cognitivo-Conductual

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
También te recomendamos leer:

Deja un comentario

Desde PsyBilbo podemos y queremos ayudarte

Contacta ahora sin compromiso