Las disfunciones sexuales más comunes en la terapia sexual

psicologos bilbao

Hablar de sexo y disfunciones sexuales está cada vez un tema más normalizado y menos tabú, aunque si bien es cierto en muchas ocasiones, sigue siendo una temática cuanto menos ruborizante e incómoda (sobre todo si se tiene una problemática).

La actividad sexual habría que entenderla como una forma importante de conectarnos con nosotros mismos y con los demás. En general, es vista como una de las experiencias más gratificantes de la vida y además, aporta una mejoría en la salud y bienestar personal y relacional. Por todo esto, se ha empezado a diferenciar la sexualidad del mero hecho (no por ello carente de importancia) de la reproducción, y se ha integrado dentro de los problemas de salud y bienestar social, con lo que se ha convertido en un objetivo importante a tratar en aquellas personas que padecen de diferentes trastornos o disfunciones sexuales.

Antes de entrar de lleno en la clasificación y explicación de los diferentes problemas sexuales, creo necesario partir desde una breve reseña de lo que es una terapia sexual.

 

¿Qué es una terapia sexual?

Desde una orientación cognitivo-conductual, en donde se explica que las personas funcionamos mediante un complejo engranaje donde aquello que pensamos, sentimos y hacemos interactúa constantemente entre sí, la terapia sexual se encarga de desenredar el complejo entramado de cogniciones, emociones y acciones que en un momento específico se relacionan para producir la disfunción sexual, la cual, suele pasar factura al individuo y consecuentemente a la relación de pareja. Veamos un pequeño diagrama que clarifica esta interacción mencionada:

Captura de pantalla 2017-02-22 a las 21.06.02

Una vez sacados a la luz los pensamientos y creencias disfuncionales asociados a la actividad sexual, y habiéndonos asegurado que la problemática tiene su origen en lo psicológico y no en lo físico, se instruirá al sujeto a aplicar una forma alternativa de pensar y de reducir los sentimientos de ansiedad que dificultan el acto sexual. Este aprendizaje y traslado hacía unas cogniciones más adaptativas, se llevan a cabo mediante diferentes técnicas que se mencionarán al final del artículo.

Visto resumidamente en qué consiste este tipo de terapia, vayamos a las diferentes disfunciones existentes.

 

Clasificación de las disfunciones sexuales

Se engloban dentro de cuatro bloques de trastornos:

-Trastornos del deseo sexual:

  • Deseo sexual hipoactivo: caracterizado por la disminución (o ausencia) de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente y recurrente.
  • Trastorno por aversión al sexo: podría entenderse en cierta forma como una fobia sexual, donde existe una repulsión extrema persistente o recidivante hacia, y con evitación de, todos (o prácticamente todos) los contactos sexuales genitales con una pareja sexual.

 

-Trastornos de la excitación sexual:

  • Trastorno de la excitación sexual en la mujer: se caracteriza por una incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener la respuesta de lubricación propia de la fase de excitación, hasta la terminación de la actividad sexual.
  • Trastorno de la erección en el varón (disfunción eréctil): se caracteriza por una incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final del acto sexual. Puede aparecer durante el juego preliminar, al penetrar o durante el coito.

 

-Trastornos orgásmicos:

  • Trastorno orgásmico femenino (anorgasmia): se trata de la ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación normal. Añadir, que las mujeres muestran una amplia variabilidad en el tipo o intensidad de la estimulación que desencadena el orgasmo.
  • Trastorno orgásmico masculino: es denominado también orgasmo masculino inhibido, eyaculación retardada o aneyaculación. La característica principal es la inexistencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo, tras una fase de excitación normal, en el transcurso de una relación sexual.
  • Eyaculación precoz: se trata de una eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración y antes de que la persona lo desee.

 

-Trastornos sexuales por dolor:

  • Dispareunia: se caracteriza por el dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual, tanto en mujeres como en hombres.
  • Vaginismo: suele darse generalmente debido a una fobia a la penetración y es una aparición persistente y recurrente de espasmos involuntarios en la musculatura del tercio externo de la vagina.

Causas de la disfunción sexual

Los motivos en la aparición y mantenimiento de las disfunciones sexuales son varios, y se pueden agrupar en físicos y psicológicos.

Físicamente mencionar que pueden deberse a enfermedades médicas como arteriosclerosis, hipertensión, diabetes, uretritis, lesión en la médula espinal…y también a cirugías como la colostomía, prostatectomía, episiotomía, etc.

También habría que destacar a diferentes fármacos y drogas como causantes de problemas de esta índole. Algunos de los que afectan son los antidepresivos, las hormonas, el alcohol etc.

Con estos factores que se acaban de nombrar, queda claro que antes de cualquier tipo de tratamiento psicológico, es necesaria una evaluación en profundidad médica para descartar el papel de éstos en dichos problemas.

Yendo a las causas psicológicas, que son las que nos atañen en este caso, hay que dividirlas en tres factores que constan de una diferenciación temporal. Dichos factores serían los siguientes:

– Factores Predisponentes:

  • Educación restringida
  • Malas relaciones familiares
  • Información sexual inadecuada
  • Primeras experiencias sexuales traumáticas
  • Inseguridad temprana en el papel sexual

 

– Factores Precipitantes

  • Nacimiento de un hijo
  • Alteración general en la relación de pareja
  • Infidelidad
  • Expectativas no razonables
  • Disfunción en el compañero/a
  • Fracaso fortuito previo
  • Reacción a factores orgánicos
  • Edad
  • Depresión y ansiedad
  • Experiencia sexual traumática

 

 – Factores de Mantenimiento

  • Ansiedad por el rendimiento
  • Anticipación del fracaso
  • Culpabilidad
  • Pérdida de la atracción en la pareja
  • Pobre comunicación en la pareja
  • Desavenencias en la relación general
  • Miedo a la intimidad
  • Alteración de la propia imagen
  • Información sexual inadecuada
  • Juego erótico restringido
  • Trastorno psiquiátrico

 

Tratamiento para las disfunciones sexuales

Generalmente la terapia sexual va acompañada de lo que sería una terapia de pareja, ya que como he comentado antes, el sufrimiento, malestar emocional e insatisfacción lo sufre el individuo pero obviamente esto impacta en el compañero/a también. Por ello lo más importante es una buena evaluación diagnóstica del problema en específico a tratar, para así asentar las bases en donde luego se llevarán a cabo las diferentes técnicas.

En la evaluación no nos vamos a detener ya que sería muy extenso, pero si vamos a mencionar algunas técnicas:

  • Inicialmente lo más importante es una buena información sexual. Se llevará a cabo una psicoeducación personalizada sobre el problema en cuestión.
  • En terapia de pareja, se discutirán los temas sexuales evitados. La idea es quitar el pudor sobre el sexo e intentar normalizar los diferentes problemas, hacer ver que no es una situación aislada ni tan rara.
  • En la terapia, se tratará también todo lo que atañe a la relación de pareja y se implementarán diferentes técnicas para ello.
  • Individualmente, se realizará una reestructuración cognitiva sobre aquellos pensamientos disfuncionales que son los que producen malestares emocionales tales como la ansiedad.
  • Trabajado esto, se llevarán a cabo diferentes técnicas dependiendo de la disfunción sexual en cuestión. Ejemplos de ellas son: la desensibilización sistemática, técnica de parada-arranque de Semans aplicada a la eyaculación precoz, técnica de focalización sensual y sexual, técnica de aumento y disminución del estímulo, tratamiento combinado de Hurlbert para el bajo deseo sexual femenino, etc.

 

Si sufres alguno de las disfunciones que hemos enumerado en el artículo y necesitas consejo, puedes contactar con nuestro con nuestro gabinete de psicólogos para que te ayudemos.

 

Javier Arza Magra

Psicólogo experto en Terapia Cognitivo-Conductual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *