Personalidad evitativa: características y tratamiento

psicólogos abando

La personalidad evitativa se detecta con frecuencia en el comienzo de la edad adulta donde existe un patrón de inhibición social, sentimientos de incompetencia y una hipersensibilidad a la evaluación negativa en distintos contextos.

Características de la personalidad evitativa

Las personas que tienen un trastorno de la personalidad por evitación se caracterizan por rehusar las actividades laborales que impliquen un fuerte contacto interpersonal. El temor ha recibir críticas o una evaluación negativa por parte de los demás, hace que escojan trabajos más solitarios o menos interactivos.

En el plano social, se sienten cohibidos cuando tienen que conocer a alguien. Se encuentran más seguros en grupos pequeños y de gente conocida. Incluso, pueden evitar hacer nuevas amistades a menos que estén convencidos de que caerán bien y serán aceptados.

Otro rasgo muy común es que creen, a menos que se demuestre lo contrario, que los demás tienen una opinión negativa sobre ellos o que les desaprueban. Por ello, en ocasiones no se implican en actividades grupales a no ser que sientan apoyo o se lo repitan en diversas ocasiones.

Todo esto hace que, en el área de las relaciones interpersonales, no se impliquen hasta que no tengan el total convencimiento de que no serán rechazados. Del mismo modo, les resulta complicado hablar de sí mismos y se guardan sus sentimientos por temor a sentirse expuestos o vulnerables.

Además, como siempre están alerta a las reacciones de los demás, cualquier tipo de desaprobación o crítica puede hacer que se sientan profundamente heridos. Por lo tanto, se comportan de una manera cohibida, tímida o permanecen callados con el fin de ser “invisibles” por temor a que “siente mal” lo que dicen.

A menudo, sienten el deseo de interactuar con otras personas, pero el miedo de que los demás les puedan hacer daño se lo impide. El hecho de comportarse así hace que crean que son personalmente poco atractivos, inferiores o ineptos, y como consecuencia, no se impliquen en nuevas actividades que pueden resultar embarazosas o donde pueden sufrir ansiedad.

Otras características

Las personas de conducta evitativa suelen evaluar de manera cautelosa todos sus movimientos y expresiones cuando están frente a otros. Optan por comportarse de una manera temerosa o tensa que puede provocar ciertas críticas o burlas que terminan por confirmar sus creencias de ineficacia.

Con frecuencia, mantener este patrón en sus vidas conlleva que su red de apoyo sea escasa a causa de la evitación de las situaciones sociales en las que se sienten inseguros.

Pensamientos disfuncionales frecuentes

“Si me muestro tal y como soy, me rechazarán”
“Tengo que evitar las situaciones en las que sea el centro de atención”
“Es mejor no hacer nada, para así no poder fallar”
“Cualquier señal de tensión significa que las cosas no van bien”
“Todos me critican”
“Todos me juzgan”

Tratamiento

A menudo, las personas con una personalidad evitativa sufren una baja autoestima y trastornos psicológicos asociados como la depresión, ansiedad, y especialmente el trastorno de fobia social.

El tratamiento psicológico será de gran ayuda, ya que les permite a través de las distintas técnicas empleadas dentro de la terapia cognitivo-conductual (entrenamiento en habilidades sociales, exposición gradual, reestructuración cognitiva, etc.) a realizar un cambio de creencias, que será de vital importancia para reformular sus esquemas acerca de cómo ve y entiende el mundo y su relación con el mismo.

Por lo que si te sientes identificado y crees que necesitas ayuda, no dudes en contactar con nuestro gabinete de psicología de PsyBilbo.

 

Diana Synelnyk Synelnyk

Psicóloga experta en Terapia Cognitivo-Conductual

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *