terapia individual

¿Cómo es la terapia individual?

A lo largo de la vida hay momentos en los que la persona encuentra dificultades en las diferentes áreas vitales. Estas problemáticas hacen que se generen diversos malestares psicológicos que pueden poner en peligro la salud mental del individuo.

 

La terapia individual es una herramienta de la Psicología mediante la cual los psicólogos tratarán los problemas con los que acude una persona a consulta. El objetivo de este proceso de terapia es el cambio de aquellos pensamientos desadaptativos o distorsionados por otros más acordes a la realidad y, por tanto, más adaptativos. Esto hará que, a su vez, las emociones y conductas vayan cambiando poco a poco también, ya que cognición, emoción y conducta están estrechamente relacionadas entre sí. 
 
En algunas ocaciones, estos conflictos se afrontan sin ayuda profesional y, junto a una buena red de apoyo, se consiguen superar. En cambio, otras veces, no damos con la tecla para solucionarlo y es que la mente humana tiene sus complejidades y, por ello, se necesita de un profundo conocimiento para saber cómo actuar. Es en este punto donde, a través de la psicoterapia, se consigue dar orden, calidad y realidad a nuestros pensamientos los cuales llevarán a una mejora y bienestar emocional. 

 

¿Cómo saber cuándo he de acudir a terapia individual?

La psicoterapia es una herramienta muy útil para llegar a conocerse, por lo que comenzar un proceso terapéutico no implica necesariamente estar buscando una solución a un problema, sino como una forma de autoconocimiento y proceso de introspección para trabajar los aspectos más profundos del Yo. Durante el proceso, se enseñan nuevas formas de reaccionar ante situaciones o aceptar los momentos que puedan generar malestar a lo largo del ciclo vital.
 
En consecuencia, podríamos decir que cualquier momento de nuestra vida puede ser el idóneo para poder conocernos en mayor profundidad o para poner solución a aquello que nos inquieta o con lo que no estamos satisfechos.
 

¿Qué no hace un psicólogo?

En ocasiones, en el primer contacto con un psicólogo o psicóloga, no es extraño llegar a pensar que aquello que se va a explicar es algo raro o que el terapeuta no lo va a entender. Pero hay que tener en cuenta, que la labora del psicólogo/a, es justamente esa, tratar de comprender lo que el paciente está explicando a través de las preguntas clave que le irá haciendo.
 
De la misma forma, puede ocurrir que la persona que acude a terapia tema ser juzgada por el experto. Aquí hay que aclarar que la principal misión de los psicólogos es la de facilitar la expresión sobre aquello que le ocurre y le preocupa, establecer un buen vínculo terapéutico, así como ser flexibles y realizar una escucha activa sin juzgar el contenido que trae el paciente.

Por último, recordar que el terapeuta ayuda al paciente a ver las situaciones desde un punto de vista objetivo y que en ningún caso, tomará ninguna decisión por su paciente. Puede ayudar a mostrar el camino, señalar qué opciones existen, pero la decisión siempre ha de tomarla el paciente.  

¿Qué personas acuden a terapia?

En cuanto a quién acude a un centro de psicoterapia, decir que existe un gran abanico de personas con características e historias muy diferentes, pero que a la vez les unen similitudes como pueden ser: 
 
  • Una baja autoestima.
  • Poca independencia y autonomía.
  • Ineficaz resolución de problemas o conflictos.
  • Trabajar las relaciones familiares o de pareja.
  • Falta de habilidades sociales o de comunicación.
  • Sentimientos de desesperanza, tristeza, angustia, ansiedad, etc.
  • Búsqueda de proceso de autoconocimiento. 

¿Cómo se desarrollan las sesiones de psicoterapia?

Todo comienza con una primera consulta inicial donde se expone el motivo por el que se acude a la terapia. El psicólogo o psicóloga, recogerá la mayor información posible para poder:

  • Definir, clarificar y delimitar el motivos de la demanda.
  • Explorar las condiciones históricas, biológicas, sociales y ambientales en las que aparece la conducta-problema y que pueden ser relevantes.

Esto se realiza para que el evaluado pueda lograr obtener una descripción del motivo de consulta lo más ajustada posible. El método que utilizamos en nuestra consulta de Psicología de PsyBilbo para ello es la entrevista. 

Tras esto, se pasa a la denominada evaluación o entrevista clínica. Esta fase suele constar de unas tres o cuatro sesiones (variando en función de cada persona) donde se procese a la recogida de información de todas las áreas vitales de una forma más exhaustiva. Una vez llevadas a cabo, se realiza una devolución al paciente donde se explica la posible personalidad que tiene, los aspectos disfuncionales que se han ido captando, su origen y formación, así como se establecen unos objetivos terapéuticos a tratar.

La siguiente fase es la terapia en sí. En ella se entrará de lleno en los objetivos planteados en la fase anterior. Las herramientas que se utilizan para ir cumpliendo los objetivos propuestos van desde una buena base psicoeducativa en la problemática existente, hasta técnicas específicas que poco a poco vayan reestructurando aquellas cogniciones disfuncionales. Todo ello, acompañado de un trabajo que la persona hará voluntariamente fuera de la sesión, es decir, implementando lo que vaya aprendiendo en la terapia, así como lectura de libros o textos recomendados, etc. Con esto último recalcar que la terapia es un proceso que requiere de continuidad que necesita tiempo fuera y dentro de las sesiones para alcanzar los objetivos establecidos.

Una vez que se cumplen los objetivos propuestos y que se va gozando de un mayor equilibrio psicológico-emocional, se pasa al llamado seguimiento. Será el psicólogo el que decida entrar en esta fase, aunque siempre se tendrá en cuenta la opinión del paciente. Aquí se espacian las sesiones y se va chequeando qué tal van aquellas áreas de vida que más problemas le causaban anteriormente. Si volviese a haber una recaída importante en aquello que afligía al paciente, se volverá de nuevo a la fase anterior. 

En la última fase de la terapia nos encontramos con el alta. Es aquí donde paciente y terapeuta van poniendo poco a poco fin al vínculo que les ha unido durante el tiempo del proceso terapéutico, y con ello, se concluye esta etapa.

¿Qué aporta realizar un proceso de terapia individual?

Un psicólogo es una profesional de la salud mental que te ayuda a mejorar tu calidad de vida emocional, social, familiar y personal. Los aspectos que trata la psicoterapia individual, así como los beneficios asociados a este, son los siguientes: 

 
  • Ante la insatisfacción de pensamientos, emociones y conductas, la terapia ayuda a revertir estas situaciones.
  • Los psicólogos crean un espacio acogedor basado en el respeto, la no crítica y la confidencialidad que favorece a la confianza y esperanza en el cambio.
  • Se genera una alianza terapéutica que permite que la persona genere motivación hacia el proceso que va a ser clave para trabajar los aspectos disfuncionales.
  • Toda intervención va a tener como fin el aliviar los malestares emocionales y propiciar el cambio.
  • Se neutralizan los miedos irracionales.
  • Se busca la asimilación e integración de todo lo aprendido en la vida del paciente.
  • Se crean estrategias para la modificación de conductas desadaptativas, creencias irracionales, emociones ilógicas, etc.
Por todo ello, podemos afirmar que acudir a terapia individual es un proceso enriquecedor que nos ayuda a ser más fuertes emocionalmente y nos aporta las herramientas necesarias para enfrentar y superar los problemas que pueden surgir a lo largo de nuestra vida. En conclusión, se trabaja en pos de fomentar una buena salud mental.