Trastorno Obsesivo Compulsivo: distingue manía y obsesión

trastorno obsesion

Seguro que alguna vez te has preguntado dónde está el límite entre una obsesión y una manía o cuándo se puede convertir una manía en una obsesión. Y es que todos tenemos “manías” como dormir en un lado de la cama, poner las cosas en el mismo lugar, no pisar las baldosas de cierto color… pero, ¿cuándo es manía y cuándo es una obsesión?

¿Qué es una manía?

En Psicología se entiende la manía como un acto repetitivo, sin motivo aparente y que suele llamar la atención del otro. Pero en cuanto a la salud mental existen dos definiciones muy distintas de la manía según la Real Academia Española:

  • Preocupación caprichosa y a veces extravagante por un tema o cosa determinados.
  • Síndrome o cuadro clínico, por lo general episódico, caracterizado por una excitación psicomotriz.

Ambas, en casos extremos producirían consecuencias en la vida de la persona o de los que están a su alrededor. Sin embargo, es la primera definición la que solemos utilizar para expresar esas “preferencias” que tenemos hacia ciertas cosas o aspectos y que nos cuesta tanto cambiar.

No debemos olvidar, que las manías o compulsiones forman parte del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y se definen como conductas repetitivas o actos mentales que una persona siente el impulso de realizar como respuesta a su obsesión. Por tanto, si por ejemplo una persona tiene un TOC de contaminación, sentirá la necesidad de limpiarse, bañarse o lavarse las manos con mucha frecuencia para que no se produzca dicha contaminación.

Características del Trastorno Obsesivo Compulsivo

Las obsesiones forman parte del TOC y pueden ser pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan de una forma desagradable o no deseada.

La persona cuando experimenta estas obsesiones intenta calmarlas o pararlas, pero el único modo en el que lo logra es con algún otro pensamiento o con el acto, es decir, realizando la compulsión (p. ej. lavándose las manos). De esta manera, su ansiedad bajará y tendrá una falsa creencia de control o seguridad sobre la situación.

El problema de las obsesiones y compulsiones es que requieren mucho tiempo y hacen que se produzca una interferencia en la vida del que lo padece.

Rituales más frecuentes

Las conductas o compulsiones que se realizan en el TOC se denominan rituales. Mediante éstos, la persona logra calmar o disminuir su ansiedad, veamos cuáles son los más comunes:

  • Colocar las cosas siempre en el mismo lugar
  • Colocar los objetos de forma alineada o simétrica
  • Dedicación excesiva al trabajo o productividad, dejando de lado las actividades de ocio o placer
  • Hacer recuentos
  • Miedo a contaminarse: alimentos, objetos, etc.
  • Comprobar puertas, ventanas, gas, luces, etc.
  • Ahorro excesivo en gastos
  • Incapacidad de deshacerse de objetos gastados o inservibles
  • De carácter religioso: no cometer pecados, blasfemar, no rezar lo suficiente, etc.
  • De carácter sexual: miedo a hacer daño, cometer un acto sexual inaceptable, etc.
  • Repetir frases, llevar amuletos, etc.

En nuestra consulta de PsyBilbo te ofrecemos un tratamiento personalizado para abordar tu posible Trastorno Obsesivo Compulsivo y las dificultades asociadas que puedas estar padeciendo. No dudes en contactar con nosotros.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

2 Comments

  1. […] como Donnie Darko (2001, Richard Kelly) o El Club de la Lucha (1999, David Fincher), el trastorno obsesivo compulsivo como Mejor Imposible (1997, James L. Brooks), adicciones como Réquiem por un sueño (2000, Darren […]

  2. […] Hasta aquí, como bien he dicho antes, son pensamientos extremadamente normales y en principio no deberían de generarnos mucho sufrimiento. Ahora bien, el problema es cuando dichos pensamientos en vez de dejarlos pasar nos los “quedamos”, y focalizamos excesivamente la atención en ellos e intentamos sacar interpretaciones sobre una idea que no debería ir a más. Es entonces cuando la cognición intrusiva pasa a ser un estímulo fóbico, y entramos en una espiral sin salida llamada obsesión. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *