¿Qué es la oniomanía o síndrome del comprador compulsivo?

psicólogos bilbao

Todos nos hemos visto alguna vez en la situación de estar comprando “más de la cuenta” o cosas que realmente no necesitamos en ese momento. Y es que el mercado y la publicidad de hoy en día, no nos lo pone nada fácil con sus campañas tan atractivas.

Pero pasarnos con las compras puede acarrear consecuencias que pueden hacer que entremos en un estado de ansiedad o elevada excitación. Por lo que veamos cuándo este patrón se convierte en una adicción y qué podemos hacer cuando compramos de forma compulsiva.

¿Qué es la Oniomanía?

La oniomanía se encuentra dentro de los trastornos de la conducta y se caracteriza por el deseo irrefrenable de comprar objetos que en realidad no son vitales o necesarios y que llega a afectar entre el 3% y el 11,3% de la población mundial.

El estado característico de la oniomanía es el deseo irreprimible de comprar que se repite y genera tanto placer como malestar.

Las compras compulsivas, con frecuencia son utilizadas como una estrategia de regulación emocional, ya que producen dopamina – un neurotransmisor encargado de generar placer, entre otras cosas – lo que hace que tras la compra se experimente esta sensación de felicidad. El inconveniente, es que tras este refuerzo – la compra – nuestro cerebro quiere más y así es cómo se cierra el círculo y nos “enganchamos”.

En muchas ocasiones, el problema de las compras compulsivas tiene su origen en el estrés, la ansiedad, los trastornos de la personalidad o una baja autoestima, llevando a la persona a un consumo sin freno.

La población más sensible, son sin duda los adolescentes y jóvenes, debido a que están más predispuestos a aceptar y validar los valores del consumismo. Esto es consecuencia de la sociedad consumista en la que vivimos, del bombardeo de la publicidad, los centro comerciales, las interminables rebajas o descuentos a los que estamos sometidos en cualquier día o época del año.

Etimología de la Oniomanía

El término de oniomania procede del latín, de la unión de los vocablos griegos onios algo que se vende – y mania – furia, ira, rabia -. En este caso la manía se interpreta como un estado donde el sujeto experimenta una compulsión o deseo incontrolable por comprar.

Es en 1924 cuando los psiquiatras Emil Kraepelin (1856-1926) y Eugen Bleuler (1957-1939), acuñaron el término de oniomanía para denominar lo que describieron como «el desorden de los compradores compulsivos».

Consecuencias de la Oniomanía

Las consecuencias que nos dejan unas compras sin control son normalmente sentimientos de tristeza, culpa o enfado con uno mismo. Además, sin olvidar que esto puede afectar también a nivel familiar o de pareja, como por ejemplo, si se ve afectada nuestra economía.

Como hemos mencionado anteriormente, la prevalencia en la población de la oniomanía es relativamente alta, y los estudios confirman que las mujeres son más sensibles que los hombres a desarrollar este trastorno.

Además, la percepción social que tenemos sobre las compras es positiva a diferencia de otras adicciones, ya que hay una tendencia a valorar de forma positiva a las personas que siempre tienen objetos de tecnología punta, ropa de última moda o la decoración actualizada en sus hogares.

Tratamiento para la Oniomanía

Los estudios demuestran que el tratamiento más eficaz para las compras compulsivas es la Terapia Cognitivo-Conductualya que esta ofrece la posibilidad de trabajar objetivos como:

  • Interrumpir y controlar la conducta problemática
  • Establecer patrones de compra sanos
  • Reestructurar pensamientos irracionales y emociones negativas relacionadas con la compra
  • Desarrollar estrategias de afrontamiento adecuadas

Consejos para lograr el control

Planea tu compra

Haz una lista de las cosas necesarias, así evitarás realizar un gasto que no estaba programado o adquirir objetos que realmente no eran esenciales.

Si estás triste, no compres

No intentes calmar o gestionar tu estado con las compras. Ante un estado de tristeza o alegría intensos, trata de utilizar técnicas específicas para ello.

Ve acompañado

Pide apoyo a algún amigo o familiar que pueda ayudarte a reforzar la sensación de control respecto a las compras y ceñirte a lo programado previamente.

Presupuesto

Ve con el dinero justo para lo que necesitas adquirir, así evitarás comprar en exceso.

Reflexiona

Antes de comprar algo, piensa si realmente lo necesitas o se trata de un capricho.

Conclusión

Como hemos podido ver, las compras compulsivas pueden afectar a diferentes áreas. Se trata de una problemática que difícilmente remite sin la ayuda psicológica. Por lo que si te sientes identificado y has probado distintas estrategias que no te han funcionado, contacta con nuestro equipo de psicólogos de PsyBilbo donde estaremos encantados de poder ayudarte.

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *