¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una emoción que estaría dentro de las calificadas como emociones negativas. Forma parte de la existencia humana y, en general, todas las personas la sienten en un grado moderado debido a que, como todas las emociones, tiene una respuesta adaptativa.

Explicándola más en detalle, se podría decir que es un estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo y supone una de las sensaciones más frecuentes del ser humano, siendo ésta una emoción complicada y no placentera que se manifiesta mediante una tensión emocional acompañada de un correlato somático. Normalmente, el término ansiedad alude a la combinación de distintas manifestaciones físicas y mentales que no son atribuibles a peligros reales, sino que se manifiestan ya sea en forma de crisis momentánea o bien como un estado persistente y difuso, pudiendo alcanzar su pico más alto en el denominado ataque de pánico.

Cabe mencionar que la ansiedad se destaca por su cercanía al miedo, si bien se diferencia de éste en que, mientras el miedo es una perturbación cuya presencia se manifiesta ante estímulos presentes, la ansiedad se relaciona con la anticipación de peligros futuros, indefinibles e imprevisibles. Aún con esa mínima diferencia, ambas emociones tienen manifestaciones muy parecidas y, por lo tanto, en muchas ocasiones se utiliza el término indistintamente.

Asimismo, también habría que citar al estrés y su cercanía con la ansiedad, pero no por ello igualdad. El estrés se entiende como el proceso de activación fisiológica derivado de una demanda externa y la percepción de nuestros propios recursos para afrontarla. Si percibimos que la demanda es superior a nuestros recursos para hacerle frente, surge el estrés. Las diferencias principales con la ansiedad serían de origen (la ansiedad aparece por factores internos y el estrés por externos), las emociones predominantes (en la ansiedad predomina el miedo y en el estrés nerviosismo, frustración, irritabilidad y tristeza), el momento temporal percibido (en la ansiedad es exceso de futuro mientras en el estrés el presente es infinito) y la duración (la ansiedad puede aparecer y quedarse sin un final aparente mientras que el estrés suele desaparecer cuando desaparece el estresor).

Resumiendo, la ansiedad alude a un estado de agitación e inquietud desagradable caracterizado por la anticipación del peligro, el predominio de síntomas psíquicos y la sensación de catástrofe o de peligro inminente, es decir, la combinación entre síntomas cognitivos y fisiológicos, manifestando una reacción de sobresalto, donde el individuo trata de buscar una solución al peligro, por lo que el fenómeno es percibido con total claridad.

 ¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

La sintomatología de la ansiedad es amplia y variada así que para plasmarla habría que dividirla en los tres tipos de respuestas asociadas que hay:

Respuestas motoras:

  • Hiperventilación
  • Tensión en el cuello y tensión corporal
  • Torpeza
  • Manosear la ropa o el pelo
  • Hablar rápido, tartamudeo, voz entrecortada
  • Temblores corporales
  • Morderse las uñas

Respuestas fisiológicas:

  • Palpitaciones
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Sudoración
  • Náuseas
  • Sequedad bucal
  • Diarrea
  • Visión borrosa
  • Trastornos del sueño
  • Mareos
  • Trastornos abdominales
  • Inapetencia sexual

Respuestas cognitivas:

  • Miedo subjetivo
  • Ansiedad anticipatoria
  • Pensamientos de preocupación sobre la aparición y consecuencias de los síntomas
  • Confusión, distracción, poca concentración
  • Hipervigilancia
  • Exageración de la respuesta de alarma
  • Irritabilidad

Diferentes trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por presentar un miedo o ansiedad intensa y/o preocupación excesiva. Dichos trastornos generan un malestar importante el cual afecta al funcionamiento habitual de la persona. En función de cuál sea el foco principal del miedo y/o la preocupación se habla de un trastorno u otro.

Los trastornos de ansiedad catalogados hoy en día son:

  • Trastorno de ansiedad por separación: se trata de un miedo o ansiedad intenso que tiene el menor al separarse de sus figuras de seguridad por temor a no volverles a ver. Las manifestaciones clínicas suelen ser malestar psicológico subjetivo, rechazo a quedarse solo en casa o algún otro lugar y/o tener pesadillas entre otras.
  • Mutismo selectivo: se trata de una incapacidad persistente de hablar o responder a otros en una situación social específica en que se espera que debe hacerse, a pesar de hacerlo sin problemas en otras situaciones, como por ejemplo en casa con familiares.
  • Fobia específica: se caracteriza por la aparición de miedo o ansiedad intenso y persistente, prácticamente inmediata e invariable respecto a un objeto o situación específica, que se evitan o soportan a costa de un intenso miedo-ansiedad. Ejemplos típicos de fobias específicas son a volar, a las agujas, a las alturas, animales, etc.
  • Trastorno de ansiedad social: se trata de un miedo o ansiedad intensos que aparecen prácticamente siempre en relación a una o más situaciones sociales en las que la persona se expone al juicio o valoración externa.
  • Trastorno de angustia: es la presencia de crisis de angustia inesperadas y recurrentes. Para entenderla mejor, la angustia es un sentimiento vinculado a situaciones de desesperación, donde la característica principal es la pérdida de la capacidad de actuar de forma voluntaria y libre, es decir, se trata de un bloqueo de la persona.
  • Agorafobia: se trata de miedo de sentir sensaciones de ansiedad cuando se está en algunas situaciones en donde la persona siente que no podría escapar. Ejemplos son evitar coger el transporte público, ir a un concierto, estar en un área de mercado grande, ir a un restaurante, etc.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: se da cuando una persona se preocupa constantemente por diversas cosas típicas del día a día, hasta el punto de que dichas preocupaciones afectan al sueño, la concentración, etc.
  • Trastorno de pánico: se trata del punto máximo de ansiedad al que se puede llegar y es en donde la persona pierde el control totalmente y suele tener pensamientos de que se va incluso a morir.

¿Cuándo acudir a terapia por problemas de ansiedad?

Generalmente, los psicólogos recomiendan acudir a terapia para un tratamiento contra la ansiedad cuando dicha emoción está interfiriendo en las diferentes áreas vitales. A continuación, se muestra un pequeño cuadro comparativo de lo que sería una ansiedad normal vs. una ansiedad patológica:

 Ansiedad normalAnsiedad patológica
Características generales

Episodios poco frecuentes.

Intensidad leve o media.

Duración limitada.

Episodios repetidos.

Intensidad alta.

Duración desproporcionada.

Situación o estímulo causante

Reacción esperable y común a la de otras personas.

Reacción desproporcionada.

Grado de sufrimientoLimitado y transitorio.Alto y duradero.
Grado de interferencia en la vida cotidianaAusente o ligero.Profundo.

 

Desde nuestro equipo de psicólogos en particular, animamos a que la persona acuda a nuestra consulta a una primera sesión de terapia para que conozca bien qué es la ansiedad, ya que muchas personas no saben identificarla. Es posiblemente el principal problema de la población hoy en día y en muchas ocasiones, si no tenemos un trastorno lo cual necesitaría un tratamiento, con una simple base psicoeducativa se puede conseguir llevarla algo mejor.

¿Cuál es el tratamiento para la ansiedad?

Tal y como mencionábamos anteriormente, para el tratamiento de la ansiedad, el primer paso es que la persona logre identificar sus estados emocionales y por tanto, pueda reconocer la ansiedad cuando aparece. Esto se consigue a través de la psicoeducación, donde se adquieren herramientas para el reconocimiento y control de gestión de las emociones.

Una vez logrado esto, es cuando se comienza a indagar en el origen de la ansiedad para así poder modificar las creencias disfuncionales que están asociadas al mismo, esto se realiza a través de la reestructuración cognitiva. 

La mayoría de las personas que han padecido ansiedad en algún momento de su vida pueden llegar a reducir o incluso, eliminar los síntomas tras un adecuado proceso de psicoterapia. Por lo que no dejes que la ansiedad se convierta en un verdadero problema llegando a cronificarse y contacta con nuestra consulta situada en Bilbao donde te explicaremos más detalladamente el tratamiento personalizado que adaptaremos a tus necesidades.