Terapia Cognitivo Conductual: en qué consiste y por qué funciona

psicólogos Bilbao

Dentro de la psicología existen distintas corrientes y, dependiendo de la que escojamos, hará que nuestro proceso terapéutico se realice desde una determinada teoría y metodología.

En este post, nos centraremos en describir la Terapia Cognitivo Conductual y los supuestos en los que se basa dicha intervención psicológica cuya eficacia ha sido probada mediante diversos estudios empíricos a lo largo de estos años.

 

¿Qué es la Terapia Cognitivo-Conductual?

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es un tratamiento psicológico que asume la existencia de cogniciones o pensamientos distorsionados y/o conductas disfuncionales que son las que mantienen el malestar asociados a los trastornos mentales.

Su principal objetivo es tomar conciencia de los pensamientos disfuncionales y poder reestructurarlos o reemplazarlos por unos más funcionales o adaptativos. Por lo que este tipo de terapia nos dota de herramientas con las que poder hacer frente a las demandas o situaciones estresantes de la vida cotidiana.

Se trata de una forma muy útil para poder abordar distintos problemas de la salud mental como puede ser: ansiedad, depresión, autoestima, habilidades sociales, duelo, adicciones, fobias, etc.

 

¿Por qué funciona este tipo de terapia?

El éxito de esta modalidad de tratamiento se debe a que permite tomar conciencia sobre los pensamientos que tenemos hacia nosotros mismos y hacia los demás, los cuales influyen en el modo en el que nos vamos a percibir, sentir, actuar y a relacionar con nuestro entorno.

El sistema de creencias que hemos ido desarrollando desde nuestra infancia hace que tengamos un conjunto de ideas, pensamientos o hábitos que, llegados a un punto de nuestra vida, nos pueden generan malestar o no son adaptativos. Es entonces, cuando se hace evidente a través de diversos síntomas como: insomnio, dolores de cabeza, apatía, cansancio, tristeza, etc.

De modo que será esta parte cognitiva con la que se va a trabajar en terapia reestableciendo dichos pensamientos y/o conductas disfuncionales por unos más funcionales que nos permitan establecer modelos sanos de relacionarnos.

 

Principios en los que se basa

La TCC se caracteriza por ser una terapia flexible y adaptada a cada paciente, pero dentro de ésta existen ciertos principios:

 

1.Identificación y evaluación de pensamientos

El paciente aprende a identificar los pensamientos asociados a los sentimientos que le afectan. Aprende a evaluarlos y desarrolla respuestas más adaptadas para ellos. De este modo, consigue sentirse mejor y aumenta su control comportamental.

2.Firme alianza terapéutica

Para que se puedan dar resultados dentro de cualquier proceso de terapia es necesaria una sólida alianza terapéutica donde el paciente pueda sentir que es un espacio cómodo y seguro para poder expresarse.

3.Colaboración y participación activa

En un principio el terapeuta tendrá un papel más activo para pasar el paciente a un rol más participativo en la dinámica.

4.Enfocada a objetivos

Tras la evaluación inicial, se establecen unos objetivos a trabajar en la fase de tratamiento.

5.Centrada en el problema presente

Aunque en la TCC se tiene en cuenta el pasado y cómo quedaron ancladas ciertas conductas a nuestro comportamiento, su principal objetivo es dotar al paciente de estrategias para poder abordar el problema en el momento presente y sobre todo, para poder evitar futuras recaídas.

6.Terapia educativa

El terapeuta enseña habilidades y herramientas para poder afrontar la problemática y que dichas herramientas puedan generalizarse a otros ámbitos de la vida del paciente.

7.Se limita en el tiempo

Normalmente, las intervenciones cognitivo-conductuales se limitan en cuanto a duración, finalizando una vez que el paciente ha adquirido las herramientas necesarias para poder gestionarse autónomamente. Pero siempre será éste mismo, el que marque el ritmo dependiendo del tiempo que necesite para poder modificar ciertas creencias disfuncionales o comportamientos generadores de malestar.

8.Diversas técnicas

Para poder transformar el pensamiento, el estado anímico o la conducta, la TCC se nutre de diversas técnicas que vamos a explicar a continuación.

 

Técnicas utilizadas 

Psicoeducación

La psicoeducación se centra en que el paciente pueda conocer y obtener más información sobre su trastorno o problemática. Esto también puede incluir a la familia, que en muchas ocasiones también sufren las consecuencias de la patología. El objetivo se centra en que la persona entienda y sea capaz de manejar de una forma más óptima su enfermedad o problemática, así como dotarle de recursos para poder prevenir posibles recaídas.

Reestructuración cognitiva

Dentro de la reestructuración cognitiva se discuten los pensamientos automáticos generados por experiencias traumáticas o negativas que provocan malestar emocional y se sustituyen por unos pensamientos más realistas y positivos con los que la persona pueda funcionar mejor en su día a día.

Entrenamiento en habilidades sociales

El desarrollo de las habilidades sociales se produce de una forma natural a través de la interacción con nuestro entorno, es decir, con la familia, la escuela o con nuestros iguales. Pero en ocasiones, estas prácticas no resultan favorables y se desencadena un déficit en las mismas. Por lo que se tratará de dotar de habilidades conductuales para poder tener unas relaciones sociales más satisfactorias.

Relajación aplicada

Dentro de esta técnica, se enseña al paciente a ser consciente acerca de sus pensamientos, sensaciones, emociones y conductas. Se orienta hacia el afrontamiento activo de las situaciones estresantes y/o temidas para poder responder de una forma relajada. Es decir, se aprende a responder de una forma relajada cuando se comienza a notar la activación fisiológica como pueden ser: palpitaciones, sudoración, temblores, etc.

 

Eficacia probada

La Terapia Cognitivo Conductual es una de las pocas intervenciones psicológicas cuya eficacia sí ha sido probada científicamente. ¿Qué quiere decir esto? Que aplicando un método científico han podido observar que las personas que han realizado una TCC han mejorado significativamente respecto a las personas que no han realizado un tratamiento psicológico o hubieran seguido un programa de efecto placebo. Además, se ha podido demostrar que es tan eficaz o más que otras formas de tratamiento como puede ser el psicofarmacológico para los trastornos no psicóticos.

Si aún no has probado la Terapia Cognitivo Conductual o te gustaría hacerlo, contacta con nuestro equipo de psicólogos de PsyBilbo. Estaremos encantados de poder ayudarte en cualquier tipo de problemática y explicarte cómo lo abordaríamos desde este enfoque.

One Comment

Responder a Autocontrol: controlar mis impulsos | PsyBilbo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *