Cómo superar una ruptura de pareja

psicólogos bilbao

Todos los duelos suponen una pérdida, y esto implica una elaboración por medio de la asimilación y aceptación de la situación dolorosa. Y como ya hemos visto en otra ocasión en Duelo, ¿cómo puedo afrontarlo?, los duelos no solo se aplican a las pérdidas por muerte, si no también a las rupturas de pareja, pérdidas laborales, de salud, etc.

La palabra duelo viene de la palabra “dolor”, lo que significa que debemos “pasar por el dolor”. Debemos experimentar las emociones que van asociadas a la pérdida.

El problema es que la sociedad en la que vivimos hoy en día se niega a experimentar las emociones negativas y lucha constantemente contra ello. Esto genera como resultado duelos “enquistados” que no han sido gestionados adecuadamente.

Por tanto, el doliente tendría que pasar por las determinadas fases o etapas del duelo para poder llegar a la aceptación. Pero como en este artículo nos vamos a centrar en el duelo de la pareja, vamos a desarrollar sus fases.

Características de las fases del duelo de pareja 

1ª FASE: Negación

Esta fase es más evidente en la persona que ha sido dejada. Aunque también puede aparecer en la persona que desea finalizar con la relación hasta que acepta que quiere hacerlo. Aquí, podemos encontrarnos con el shock inicial que aparece como un mecanismo de defensa por el cual no queremos enfrentarnos a la realidad.

2ª FASE: Insensibilidad

Sucede cuando se pasa de la negación a la “vuelta a la realidad”, nos creemos que la ruptura ha pasado. Pero se puede entrar en periodo de aplanamiento emocional en el que no siente nada. No se experimentan emociones ni positivas, ni negativas.

3ª FASE: Tristeza

Una vez pasado el shock inicial, llega la tristeza. Es la emoción más característica del duelo de pareja y de cualquier otra pérdida. La tristeza es sana y necesaria experimentarla para poder seguir avanzando en las fases del duelo.

4ª FASE: Miedo, angustia, culpa

Cuando realmente conectamos con lo que ha pasado, es cuando nos viene el torrente de emociones. Las más comunes son la angustia, la melancolía, la soledad, la desesperación o la culpa; las cuales se van intercalando.

5ª FASE: Ira

En esta fase se puede sentir ira o cualquier emoción de la familia (rabia, enojo, resentimiento, cólera, furia, indignación, irritabilidad, rencor, odio). Aquí la pregunta más común que suele aparecer es: ¿por qué?. Un sinfín de porqués que nos devuelven a todo lo que se ha experimentado en la relación de pareja.

6ª FASE: Descontrol

Una vez superada la ira, viene un periodo en el que aparecen fuerzas para seguir. Algo característico son las ganas de salir, de cuidarse o arreglarse más, nuevas aficiones, etc.

7ª FASE: Nostalgia

Es parecida a la fase de la tristeza pero las emociones no son tan intensas. Se puede sentir nostalgia por lo que componía la pareja pero no necesariamente se echa de menos a la pareja en sí. Se suele hacer una revisión de lo ocurrido pero desde una perspectiva más adaptativa.

8ª FASE: Serenidad

Una frase muy común puede ser: “estoy cansado/a de pasarlo mal”. Se busca la tranquilidad y estabilidad. Se desea pasar página y seguir adelante. Por lo que se retoman los contactos sociales y muchas rutinas olvidadas.

9ª FASE: Aceptación

La aceptación sería el conjunto de la superación de todas las fases anteriores y con la que concluiría el proceso. Llegados a este punto, la persona es capaz de recordar a su ex pareja y su relación sin el dolor anterior. La autoestima ha vuelto a su estabilidad y se ven capaces de avanzar.

Estrategias para superar una ruptura

1.Háblalo o escríbelo:

Tras la ruptura surgen un sinfín de emociones. Hay quienes intentan evitarlas, pero recuerda: “Tienes que sentir, si tienes ganas de llorar, llora. Si reprimes tus sentimientos, se acaban enquistando”. Por lo que, escribe tus pensamientos para que te ayude a procesar y a aclarar tu mente, para así poder descubrir por qué la relación no funcionó.

2.”Abstinencia”:

No tener contacto por un tiempo puede ser beneficioso. Se puede retomar cuando te sientas más fuerte y preparado.

3.Bloqueo de información:

En ocasiones, aunque no queramos nos llega información de nuestra ex pareja. En estos casos, es recomendable pedir a nuestros familiares o amigos que no nos hablen de esa persona.

4.Actívate:

Con la actividad física se liberan endorfinas (las hormonas de la felicidad), que mejoran la función cognitiva y se estimula el estado de ánimo. Tras la ruptura existe una tendencia a “cerrarte” y querer estar en soledad, por lo que sal y muévete. Conecta con la parte de disfrute del ejercicio.

5.Recuerda las cosas positivas que tienes:

A veces, puede inundarte un sentimiento negativo que no te permite observar las cosas positivas que tienes en tu vida. Un buen ejercicio es “El diario de la gratitud”, donde se anotan las cosas por las que estás agradecida.

6.Disfruta:

Haz cosas que te gustan y con las que realmente disfrutas. Las actividades de placer ayudan a reducir el estrés y harán que te sientas bien. Así que recupera antiguas aficiones o descubre nuevas.

7.Haz algo por los demás:

Conecta con tu lado más bondadoso. Realizar acciones por otras personas, nos acerca a los demás y despliega un abanico de emociones positivas.

De todas maneras, si te está costando superar tu ruptura, puedes contactar con nuestro equipo de psicólogos de PsyBilbo. Estaremos encantados de poder atenderte en esta etapa.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *