Cinco estrategias para dejar de estar triste

psicólogos abando

La tristeza es una emoción muy común que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Podemos sentir tristeza por diversos motivos, como cuando alguien nos ofende, algo no sale como esperábamos o cuando perdemos algo.

Como vimos en un post anterior (Tristeza o depresión, ¿cuál es la diferencia?), la tristeza tiene una función adaptativa que nos permite aprender y reflexionar sobre nuestros comportamientos, pero cuando pierde este factor adaptativo y se prolonga en el tiempo es cuando debemos ponerle remedio.

Estrategias

En el momento que este estado nos invade y no sabemos cómo ponerle freno, podemos utilizar algunas estrategias para detenerlo y sentirnos mejor:

Autocompasión:

Consiste en expresar las emociones negativas (verbalmente o llorando) como una forma de canalización.

Humor:

Busca la parte humorística o irónica cuando comiences a sentirse triste. Es importante tener en cuenta que el humor u otras formas de distracción no son la solución ideal, pero pueden mejorar el funcionamiento y te pueden dar cierta sensación de control.

Desviar la atención:

Aumentando la sensibilidad corporal conectando con tus sensaciones. También se pueden utilizar técnicas en imaginación mediante imágenes agradables.

Limitación de expresiones de disforia:

Limitar
 conversaciones prolongadas o frecuentes sobre sentimientos 
negativos, ya que los intensifican (además pueden producirtensiones con amigos o familiares).

Aumentar la tolerancia a los sentimientos de disforia:

En respuesta a un pensamiento como “no puedo soportarlo”, se anima a cambiarlo por uno más adaptativo como “soy bastante fuerte para aguantarlo”. Cuando se es capaz de tolerar niveles altos de disforia sin sentirse demasiado alterado, se experimenta un aumento de control que, en sí mismo, detiene los efectos de la tristeza. También, fortalece su tolerancia e incrementa el tiempo entre el sentimiento de tristeza y la puesta en práctica de recursos adaptativos para disminuirla.

Conclusión

En definitiva, la tristeza es un estado que debe ser pasajero y no especialmente intenso. Cuando la tristeza cambia en su intensidad y frecuencia es cuando debemos plantearnos si realmente es tristeza lo que sentimos o si detrás de ésta se esconde algo más profundo. Por ello, en nuestro gabinete de psicólogos de Bilbao, estamos dispuestos a ayudarte en este proceso y descubrir su origen.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *