Características de la adicción a las redes sociales

adiccion redes sociales

Hoy en día, existen miles de aplicaciones dedicadas a las redes sociales y es que, ¿quién no sabe lo que es Facebook, Twitter o Instagram?

Se trata de un fenómeno relativamente reciente, pero cada vez es más la gente que se une a este tipo de redes sociales, y por tanto, cada vez es más frecuente encontrar entre ellos personas con una adicción.

La tecnología está diseñada para facilitarnos la vida, pero en ciertas ocasiones, como sucede con el abuso de su utilización, puede acarrearnos serios problemas. Uno de los colectivos más afectados son los adolescentes y esto se debe, a que a través de Internet, pueden crear una falsa identidad distanciándose así del mundo y de la realidad.

¿Qué es una adicción?

Entendemos que existe una adicción siempre y cuando se dé una conducta caracterizada por una dependencia a algún tipo de sustancia, fenómeno o situación en modos excesivos y perjudiciales, tanto para la salud física como psicológica del sujeto.

Pero sabemos, y como hemos podido ver en Adicción sin sustancia: dependencia emocional-afectiva en pareja, familia o amistad, no es indispensable el consumo de sustancia para que se dé una adicción o dependencia.

Por tanto, unas de las características más evidentes de las adicciones, son la pérdida del control y la dependencia. En el caso de las redes sociales, el individuo hace uso de éstas para buscar un alivio de su malestar emocional, ya sea soledad, aburrimiento, ira, nerviosismo, etc.

Características destacables:

  • Aislamiento del núcleo familiar o social
  • Problemas de insomnio
  • Cansancio durante el día
  • Piensan que pueden controlar la situación y se autoengañan
  • Deterioro progresivo de la calidad de vida (comer mal, falta de aseo…)
  • Mentir sobre el tiempo de uso
  • Pensar constantemente en las redes sociales
  • Recibir quejas de alguien cercano sobre el uso que se hace de ellas

Características propias de lo que se hace” en las redes:

  • Lo primero que hacen al despertarse es revisar sus redes sociales
  • Acceder y actualizar los perfiles con frecuencia
  • Tener la necesidad de publicar todo
  • Dar compulsivamente “like”o “me gusta” a las publicaciones
  • Sustituir las conversaciones cara a cara por conversaciones en un chat

Los estudios sobre adicciones, reflejan que los refuerzos que recibimos con su uso son los que justifican el proceso de adicción. Es decir, muchas aplicaciones, chats o diferentes tipos de redes sociales fomentan la interrelación con los demás y proporcionan una satisfacción inmediata que hace que suframos ese “enganche”.

Características de la adicción a las redes sociales

Hay ciertas características que definen a las personas que son más propensas a desarrollar una dependencia a las redes sociales:

  • Personas introvertidas (crean o compensan las relaciones sociales) o extrovertidas (mejoran sus relaciones sociales)
  • Pensamientos negativos acerca de cómo pueden manejarse en situaciones sociales
  • Sentimientos de soledad y aburrimiento
  • Incomodidad en situaciones sociales
  • Posibilidad de mantener el anonimato
  • Posibilidad de crear una identidad “ficticia”
  • Posibilidad de abandonar la “relación virtual” sin consecuencias negativas aparentes

Otros factores que se ven involucrados, son la insatisfacción con la vida personal o la carencia de afecto que lleva a que intenten llenarla con el abuso de sustancias (drogas o alcohol) o con conductas sin sustancias (compras, juego, internet…).

Tratamiento y estrategias de prevención

Una de las características presentes en todos los trastornos adictivos es la negación a la dependencia. La conducta adictiva se mantiene gracias a que el beneficio obtenido es mayor que el coste sufrido. Por tanto, la persona debe reconocer que el problema es real y que los inconvenientes de seguir como hasta ahora son mayores que los ventajas de hacerlo. El objetivo final, es el aprendizaje y trasformación de la conducta “problema” a una conducta “controlada”.

Entre las herramientas que encontramos para el manejo de uso de las redes sociales, encontramos:

  • Limitar el uso de aparatos y pactar las horas de utilización
  • Fomentar las interacción con personas
  • Potenciar aficiones como la lectura, el cine o actividades culturales
  • Desarrollar actividades en grupo
  • Estimular la comunicación y el diálogo en familia o con los amigos

Conclusión

En definitiva, el uso de las redes sociales es positivo siempre y cuando no se dejen de realizar otras actividades como estudiar, trabajar, hacer deporte, ir al cine o relacionarse con la familia o los amigos. Si abusas de las redes, en PsyBilbo, diseñamos un tratamiento personalizado para abordar los problemas de adicción que puedas estar padeciendo.

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *