Hipocondría: detonantes y tratamiento

hipocondria

¿Qué es la hipocondría?

Cuando un dolor de cabeza equivale a un tumor cerebral o una simple tos se debe a tener cáncer de pulmón, entonces, estamos hablando de hipocondría.

La hipocondría se basa en la preocupación y el miedo a padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación que se hace de una sensación corporal u otro signo que aparece en el cuerpo.

El individuo se somete a exámenes minuciosos y aunque el médico confirme que no existe ningún tipo de enfermedad, el hipocondriaco no consigue aliviar su preocupación por la salud, y si consigue hacerlo, es tan solo en un periodo de tiempo muy corto.

Características

Actualmente, se denomina a la hipocondría como trastorno de ansiedad por enfermedad (DSM-5), los principales síntomas son:

  • Preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave
  • Grado elevado de ansiedad acerca de la salud
  • Comprobación de su cuerpo o evitación de visitas a los médicos u hospitales

La mayoría de los pacientes que la padecen, reciben una amplia atención médica que es  insatisfactoria y no calma sus temores. Es frecuente que consulten a varios especialistas para el mismo problema, y cuando no reciben la respuesta esperada creen que no son tomados en serio. Sin embargo, hay otros pacientes, que optan por no acudir al especialista por el miedo a ser diagnosticados, con lo que sufren una elevada ansiedad al creer que están realmente enfermos.

Además, la creencia de estar enfermos, hace que dejen de ejecutar conductas con el objetivo de poder realizar comprobaciones de su cuerpo y el estado de su salud más exhaustivas.

Posibles causas

Existen diversos factores que intervienen en el desarrollo de la hipocondría o la ansiedad por enfermedad, pero aún no se sabe exactamente cuáles son y en qué medida afectan.

Hasta el momento, los investigadores creen que este trastorno que suele originarse en la edad adulta puede ser causado por:

 

Tratamiento

Los principales objetivos del tratamiento en la ansiedad por enfermedad o la hipocondría son el trabajo de la angustia y el miedo o preocupación por sufrir una enfermedad.

Una vez comprobado que el paciente no padece ninguna afección de tipo orgánico, se le pide que no acuda a más especialistas y se comienza con el tratamiento psicológico.

Desde nuestro gabinete de psicología, iniciamos con la detección de creencias respecto a su salud y como éstas afectan a su vida. De esta forma, se sustituyen las creencias desadaptativas por unas más adaptativas.

Otro punto importante que se abordará, es perder el miedo a la enfermedad y a la muerte, esto se realiza con una desensibilización en imaginación a las situaciones temidas y evitadas.

Así, el individuo puede reinterpretar las sensaciones corporales y también, sentir y disfrutar las sensaciones agradables o neutras que experimenta.

 

El que teme sufrir, ya sufre el temor”. Proverbio chino

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *