Técnicas para controlar tus emociones

psicologos bilbao

En nuestro día a día es inevitable sentir emociones, pero cuando nos preguntan como nos sentimos solemos contestar “bien” o “mal”, lo cual, no son emociones. Por tanto, ¿conoces realmente tus emociones y cuáles experimentas?

¿Qué es una emoción?

Denzin hace una definición de la emoción donde la entiende como “una experiencia corporal viva, veraz, situada y transitoria que impregna el flujo de conciencia de una persona que es percibida en el interior de y recorriendo el cuerpo, y que, durante el transcurso de su vivencia, sume a la persona y a sus acompañantes en una realidad nueva y transformada – la realidad de un mundo constituido por la experiencia emocional”.

Por tanto, las emociones son las respuestas que genera nuestro organismo y que conllevan una activación fisiológica. Esto se acompaña de una reacción subjetiva al ambiente que es acompañada de respuesta neuronal, hormonal y cambios orgánicos. Así mismo, la experiencia de una emoción involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo, que hacen que se valore una situación concreta de un determinado modo.

Además, hay que hacer una distinción entre emociones primarias y secundarias. Las primarias, son respuestas universales fundamentalmente fisiológicas e innatas. Las secundarias, pueden ser resultado de las primarias y están muy condicionadas social y culturalmente.

 

Funciones de las emociones

Todas las emociones que experimentamos, tienen alguna utilidad que hace que podamos reaccionar ante los diferentes sucesos de nuestra vida, tanto las agradables como las desagradables. Reeve (1994), afirmó que éstas tienen tres funciones principales, veámoslas a continuación:

Funciones adaptativas:

Reparar al organismo para que realice de manera eficaz una conducta. Para ello, utiliza la energía necesaria dirigiendo la conducta hacia el objetivo concreto.

Funciones sociales:

La expresión de las emociones nos permite predecir el comportamiento asociado a éstas. Así mismo, nos ayudan en la interacción social, nos permite comunicar nuestros estados emocionales o promover una conducta prosocial. Además, no debemos olvidar que la represión de las emociones tiene una función social, es decir, la inhibición o control de ciertas emociones para no alterar algunas relaciones sociales.

Funciones motivacionales:

La relación entre la emoción y la motivación es muy estrecha. Por un lado, la emoción llena de energía la conducta motivada, y por otro lado, una conducta altamente emocional se realiza de forma más enérgica o motivante.

Emociones básicas

La existencia o no de las emociones básicas es un tema que genera mucha controversia, y sobre el cual, no existe un consenso entre los investigadores. Aunque aquí, desarrollaremos las más aceptadas entre ellos, existen cuatro categorías:

El miedo:

Emoción adaptativa a la vez que puede ser traumática. Biológicamente estamos preparados para sentir miedo y así, sobrevivir. Una vez conocido el miedo y de cierta forma controlado, podemos pasar a experimentar la prudencia.

La ira:

Vinculada al enfrentamiento de eventos frustrantes o perjudiciales. Ésta implica una sobrecarga de nuestro organismo. Si la gestionamos de una forma adecuada, puede ayudarnos a eliminar todo negativo que sentimos.

La alegría:

Asociada a estados de ánimo positivos y a crear vínculos con los demás. Tiene una duración corta, generalmente unas 24 horas.

La tristeza:

Su función es hacernos conscientes de algo. La tristeza evoca algún evento o suceso del pasado. Además, nos ayuda a soltar todo lo que no nos beneficia.

Técnicas para el control de emociones

  • Técnica de la distracción:

    Las técnicas de distracción se basan en la evidencia de que la mente no puede estar ocupada por dos pensamientos simultáneos. No se puede tener un pensamiento estresante y uno relajante al mismo tiempo.

Existen diferentes modos de aplicar una distracción:

– Centrar la atención en las características físicas del ambiente (como en los muebles, paredes, vestido…) y efectuar una descripción en detalle.

– Centrar la atención en pensamientos (como por ejemplo contar, recordar una canción o una poesía). En este tipo de distracción se le pide que se involucre en una actividad que requiera concentración y, del mismo modo, mientras está concentrado en ella, no dé entrada a otros pensamientos.

– Planificación (por ejemplo: pensar en cosas que hacer, repasar actividades, planear, etc).

  • Técnica de refocalización:

    La refocalización consiste en seguir la pauta de centrarse en la tarea (en lo que esté haciendo en ese momento) para no dejarse sobrellevar por sus emociones y resultar inefectivo en aquello que esté afrontando. Tanto la distracción como la refocalización, deben practicarse diariamente hasta adquirir la habilidad adecuadamente.

  • Listado de afirmaciones personales:

    Se trata, simplemente, de listas diarias de las cosas positivas que está haciendo/consiguiendo o piensa de sí mismo, y por las cuales se merecería un refuerzo/recompensa.

  • Imágenes mentales o visualización:

    Escoger una imagen agradable que nos servirá para los momentos de ansiedad o situación estresante en la cual la recuperaremos y traeremos a nuestra mente, para así poder volver al estado base.

Si quieres contactar con nuestro gabinete de psicólogos PsyBilbo, hacemos hincapié en la importancia de conocer nuestras emociones y saber reaccionar a ellas adecuadamente. Por lo que si crees que tienes alguna dificultad o cuestión, no dudes en contactar con nosotros.

“Casi todo el mundo piensa que sabe qué es una emoción hasta que intenta definirla. En ese momento prácticamente nadie afirma poder entenderla” (Wenger, Jones y Jones, 1962, pg. 3).

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

One Comment

  1. El tabú del suicidio | PsyBilbo

    […] evitarlo son imprescindibles intervenciones psicológicas tempranas basadas en el control emocional, cuidando sobre todo a los niños y adolescentes, quienes son más vulnerables y están más […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *