¿Qué es el Trastorno Bipolar?

trastorno bipolar

“¡Eres bipolar!” Es una frase que hemos oído en numerosas ocasiones, pero la mayoría de las personas utiliza este término de forma errónea y es que la bipolaridad es algo complejo. El Trastorno Bipolar no es como los altibajos emocional que puedan experimentar algunas personas, se trata de un estado mucho más potentes y de mayor duración.

El Trastorno Bipolar (TB), a grandes rasgos, se caracteriza por una pérdida del control de las emociones. En el curso de la enfermedad se intercalan episodios depresivos o maníacos con periodos de recuperación casi completa, que ocasionan un gran sufrimiento al que lo padece y los que lo rodean. La consecuencia de ello es un gran deterioro de las áreas interpersonales, sociales y laborales que hace que sea un trastorno psiquiátrico crónico, grave y altamente incapacitante.

Prevalencia

Existe una alta prevalencia de los trastornos del estado de ánimo y más concretamente del TB. Una encuesta sobre salud mental realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), reveló que a lo largo de la vida sufrirían un TB un 2,4% de la población, concretamente un 0,6% para el TB Tipo I, un 0,4% para el TB Tipo II y un 1,4% para otras formas subclínicas.

¿Podemos todos desarrollar un Trastorno Bipolar? ¿A qué edad?

Lo cierto es que sí. En el TB influyen diversos factores como los ambientales, los genéticos o los modificadores del curso que hacen que se desarrolle la misma.

  • Factores ambientales: existe mayor prevalencia en personas separadas, divorciadas y viudas.
  • Factores genéticos: éstos son los factores de riesgo más sólidos ya que existe un promedio 10 veces superior de familiares con TB. Además, el grado de parentesco hace que la probabilidad de desarrollarlo sea mayor.
  • Modificadores del curso: si una persona ha presentado un episodio maníaco con rasgos psicóticos, es más probable que los siguientes episodios también presenten dichos rasgos psicóticos.

La edad de comienzo del TB gira entorno a la media de 18 años, aunque éste se puede desarrollar en cualquier etapa del ciclo vital y es de carácter crónico y recurrente.

 

El Trastorno Bipolar

El TB se caracteriza por fluctuaciones intensas del estado de ánimo donde se experimentan episodios de euforia y episodios de depresión.

– Fase maníaca

Los episodios de euforia o manía pueden durar desde semanas hasta meses, donde la persona afectada experimenta:

Estado de ánimo eufórico:

Sintiéndose excesivamente alegre donde puede haber un entusiasmo excesivo en las relaciones interpersonales, sexuales u ocupacionales. También, el estado de ánimo puede ser irritable, si los demás se niegan a sus deseos.

Implicarse en muchos nuevos proyectos:

Los proyectos se inician con poco conocimiento de ellos y empleando un elevado nivel de actividad en ellos.

Autoestima elevada:

Se caracteriza por una gran autoconfianza sin capacidad para realizar autocrítica que pueden alcanzar los delirios de grandeza.

Menor necesidad de sueño:

Duerme poco y si duerme, se despierta varias horas antes de lo habitual sintiéndose descansado y lleno de energía.

Lenguaje rápido:

Hablan continuamente y sin consideración por los demás. Se expresan sin preocupación por las repercusiones que puedan tener sus palabras y con un tono de voz elevado.

Pensamientos continuos:

Los pensamientos van más rápido de lo que puedan expresar verbalmente. El discurso es continuo y acelerado pasando de un tema a otro rápidamente.

Aumento de la actividad:

Participan en múltiples actividades ya sean sexuales, ocupacionales, políticas o religiosas.

Humor expansivo:

Existe un exceso de optimismo, grandiosidad y falta de juicio que hace que realicen actos imprudentes.

Todo esto hace que estos pacientes tengan que ser ingresados en centros hospitalarios para poder controlar su elevado nivel de actividad, sobre todo para prevenir que puedan hacerse daño a sí mismo o a los demás.

Una vez superada esta fase puede permanecer durante un tiempo en la fase de eutimia (estado de ánimo normal entre episodios de manía o depresión donde no se presentan síntomas) o pasar al otro extremo y experimentar los síntomas de la propia depresión.

– Fase depresiva

Los episodios de depresión deben durar al menos dos semanas y el episodio hipomaníaco al menos 4 días y  se caracterizan por:

  • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día.
  • Disminución importante del interés o placer por todas las actividades.
  • Pérdida de peso sin hacer dieta o aumento de peso, disminución del apetito casi todos los días.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Agitación o retraso psicomotor.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  • Pensamientos de muerte recurrentes.

 

Tipos de trastorno bipolar

– Trastorno Bipolar Tipo I

El TB tipo I se caracteriza por presentar episodios depresivos con mínimo una fase de euforia o manía.

  • La fase de manía suele requerir la hospitalización para la estabilización de la persona.
  • Existe la posibilidad de sufrir delirios y alucinaciones.

 

– Trastorno Bipolar Tipo II

Se caracteriza por depresiones recurrentes con fases hipomaníacas.

  • Depresiones de la misma intensidad que en el Tipo I pero con fases de euforia más moderadas donde no se precisa la hospitalización.
  • Hipersomnia (exceso de sueño).
  • Hiperfagia (exceso de ganas de comer).
  • Cambios del estado de ánimo.

Tratamiento

En la actualidad el TB no tiene cura, por lo que existen diferentes vías como la medicación o la terapia para poder paliar sus síntomas y hacer que la vida de los que lo padecen sea de mayor calidad y bienestar. Cualquier tipo de tratamiento funciona mejor siempre y cuando sea continuo, y es lo que hace que puedan mejorar sus síntomas.

Medicación:

La medicación en el TB es indispensable. Existen diferentes tipos de fármacos (según el caso en concreto) que harán que los síntomas puedan mejorar.

Terapia:

Tanto la terapia individual como la grupal está totalmente recomendada para este tipo de trastorno. En ellas, se enseñan estrategias y herramientas para el manejo de la enfermedad, se realiza una psicoeducación sobre el trastorno, etc. Además, algunos tipos de terapia permiten incorporar tanto a familiares como a amigos para que puedan disponer de las mismas herramientas que los afectados.

Desde nuestro gabinete de PsyBilbo, te prestamos la asistencia psicológica necesaria para darte soporte y herramientas para el manejo y afrontamiento del Trastorno Bipolar.

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

2 Comments

  1. Juan

    Se han dado casos en que la persona al entrar a la etapa de euforia, tenga esos ánimos exaltados y después poco a poco se disminuya y logre conocerse bien a si mismo, descubra quien es realmente, una persona sin miedo y con caracter y ya no caiga en la etapa de depresión y ya sea normal?

    1. Diana Synelnyk

      Hola Juan,

      El caso que expones no podríamos hablar de un Trastorno Bipolar. Cuando una persona padece TB y se encuentra en la fase de euforia, las conductas y su estado son extremadamente agitados. Es tan agitado que solo es posible estabilizar a la persona bajo medicación y por ello, suelen ser ingresados. Además, antes de pasar por la fase de euforia lo frecuente es que antes haya habido fases depresivas. Ambas fases se intercalan, y también, las fases de eutimia o estabilidad. Por tanto, en el TB estas fases se suceden como en un ciclo y cuando no es de esta manera, entonces estaríamos hablando de otra patología.

      Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *