Trastorno antisocial de la personalidad

trastorno antisocial

El origen de los trastornos de la personalidad es ciertamente desconocido. A lo largo de los años, se han formulado diversas hipótesis acerca de cuáles podrían ser sus causas. Entre ellas, encontramos los factores evolutivos y ambientales, así como también podrían estar relacionados los factores constitucionales o biológicos.

Como sucede con otros trastornos psiquiátricos, los trastornos de personalidad no tienen una causa única, ya sea esta biológica (un gen) o ambiental (sufrir abusos en la infancia). Las investigaciones realizadas hasta el momento sugieren que el origen de éstos son la combinación compleja e interacción entre los factores temperamentales y psicológicos.

Etiología y patogenia

Existen evidencias cada vez más sólidas que apoyan la importancia de varias alteraciones neurobiológicas en un trastorno antisocial de la personalidad. Y es que se han  encontrado alteraciones en el sistema serotoninérgico, que parece modular la inhibición conductual.

Según hallazgos recientes, el grado de neuroticismo está influido por dos alelos de un gen que codifica el transportador de la serotonina; este es un ejemplo del fascinante trabajo que se está llevando a cabo en esta área.

Además, numerosos estudios de antecedentes ambientales, como del ambiente familiar y del abuso sexual y físico, señalan como una posible influencia de estos factores en el desarrollo de determinados trastornos (como puede ser el trastorno límite de la personalidad). Los mecanismos de defensa parecen desempeñar un papel clave en la expresión de los trastornos de la personalidad, que se caracterizan por mecanismos de defensa menos maduros como la proyección y comportamiento impulsivo o conductas “acting-out”.

Se esperan grandes avances en estas áreas, no solo en cuanto a información sobre los orígenes, sino también sobre nuevas vías de tratamiento para éstos.

Trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad se dividen en tres grandes grupos o llamados “clusters” donde comparten muchas características en común, veámoslo de forma más sencilla en esta tabla:

Captura de pantalla 2017-01-25 a las 19.58.20

Características de la personalidad antisocial

En el trastorno de la personalidad antisocial se producen las siguientes conductas de forma crónica y continua, en el que se violan los derechos de los demás mediante actitudes extremadamente egoístas y abusivas.

  • Existe un patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás.
  • Se incumplen las normas sociales respecto a los comportamientos legales.
  • Se producen engaños, con repetidas mentiras; utilizando alias o estafa para provecho o placer personal.
  • Impulsividad o fracaso para planear con antelación.
  • Irritabilidad y agresividad, llegando a peleas y agresiones físicas repetidas.
  • Desatención imprudente de la seguridad personal propia o de los demás.
  • Irresponsabilidad constante, manifestada por la incapacidad de mantener un comportamiento laboral adecuado o cumplir con las obligaciones económicas.
  • Ausencia de remordimiento, manifiesta con la indiferencia cuando se ha maltratado, herido o robado a alguien.

Para diagnosticar este trastorno el individuo debe tener como mínimo 18 años pero existen evidencias de que en casos extremos se puede manifestar antes de los 15 años de edad.

Cómo son los trastornos de la personalidad

Además de los características comentadas en el bloque anterior, también se caracterizan por carecer de empatía, es decir, no conectan con las emociones de los demás. Muestran un carácter arrogante y engreído, por ejemplo, no tienen ningún tipo de preocupación por los problemas actuales que puedan tener o puedan padecer en un futuro. Otra característica que les define es la disforia, esto es una baja tolerancia a la frustración y al fracaso en general, por lo que se desaniman ante la menor dificultad abandonando cualquier tarea u objetivo que le sigue de un estado de ánimo depresivo con ansiedad. Es frecuente que consuman grandes cantidades de alcohol o drogas, así como adicción al juego. Además, manifiestan una conducta de promiscuidad sexual polígama.

Tratamiento

Uno de los grandes problemas que surge con el trastorno antisocial de la personalidad es que no suelen acudir por ellos mismos a terapia y si lo hacen, suele ser por seres cercanos o amigos o bien por vía judicial, ya que ha cometido algún delito.

En los trastornos de la personalidad se busca un enfoque multifactorial. Esto quiere decir, que se trabajará desde distintas áreas para lograr la mejor adaptación del individuo.

Se recomienda asistir tanto a terapia (online o en persona) con un médico psiquiatra donde el paciente pueda beneficiarse de ciertos medicamentos antipsicóticos que puedan bajar sus niveles de irascibilidad, agresividad o irritabilidad, así como moduladores del estado del ánimo para controlar la impulsividad.

Así mismo, es aconsejable realizar terapia psicológica o incluso terapia grupal para reducir las conductas disruptivas, poder socializar y sobre todo que vea las desventajas y ventajas que pueda alcanzar si decide realizar la terapia.

 

Diana Synelnyk

Psicóloga General Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *