Obsesiones ante pensamientos intrusivos como detonantes de la ansiedad

pensamientos intrusivos

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Para entender lo que se va a exponer a continuación en este artículo, hay que partir desde un breve marco conceptual relativo a las cogniciones intrusivas. Dichos pensamientos son aquellos que son involuntarios, desagradables, negativos, preocupantes y que son difíciles tanto de manejar como de eliminar. Su carácter es reiterativo, y podríamos calificarlo como un pensamiento bastante absurdo, el cual, podemos tener cualquiera de nosotros. Responde muchas veces a la capacidad imaginativa de cada uno en diferentes situaciones de vida y normalmente, no le damos mayor importancia, y tal cual “entra” en nuestra mente “sale” de ella sin causar un gran malestar emocional.

Estas cogniciones siempre suelen ir en clave de futuro hipotético catastrofista, es decir, son los típicos “y si…”, “que pasaría…”, etc.

Hasta aquí, como bien he dicho antes, son pensamientos extremadamente normales y en principio no deberían de generarnos mucho sufrimiento. Ahora bien, el problema es cuando dichos pensamientos en vez de dejarlos pasar nos los “quedamos”, y focalizamos excesivamente la atención en ellos e intentamos sacar interpretaciones sobre una idea que no debería ir a más. Es entonces cuando la cognición intrusiva pasa a ser un estímulo fóbico, y entramos en una espiral sin salida llamada obsesión.

Obsesiones ante los pensamientos intrusivos

Las personas que tienden a tener una estructura de personalidad obsesiva, muchas veces dan excesiva importancia e intentan controlar y eliminar las cogniciones mencionadas anteriormente, ya que para ellos, dichos pensamientos pueden tener cierta racionalidad y creen que podrían llegar a suceder. Este temor irracional, produce gran malestar emocional en el sujeto, ya que de la cognición intrusiva, se extraen interpretaciones catastróficas sobre lo que puede llegar a pasar. La secuencia sería la siguiente:

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-12-05-46

Para una mayor comprensión, procederemos a ejemplificar de manera práctica lo que se está explicando:

Ej: Dos buenos amigos están en la terraza de la casa de uno de ellos charlando. De repente a uno de los sujetos le aborda el pensamiento de “¿y si de repente le empujase?”. Obviamente dicho pensamiento es desagradable pero carecería de significado, debido a que la mente lleva a cabo cogniciones y asociaciones de cualquier tipo (agradables, desagradables, disparatadas…) y simplemente no le daríamos más importancia.

Ahora bien,  personas obsesivas, podrían llegar a hacer una interpretación catastrófica de este pensamiento absurdo, y el hecho de haber pensado empujar al amigo por la terraza, podría significar que soy capaz de hacerlo, que soy una mala persona o que estoy loco y quiero matar a mi amigo, por ejemplo.

Dicha interpretación, generará a la persona una gran ansiedad, y un fuerte deseo de querer evitar y controlar esta cognición.

Es aquí entonces donde entraría lo que se podría entender como algo paradójico, y es que cuanto más queramos controlar o eliminar un pensamiento, más fuerte e intenso se va a hacer éste en la cabeza y mayor malestar emocional nos creará, es decir, como bien he dicho antes esto funciona en espiral.

Cogiendo la secuencia planteada antes, quedaría así:

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-12-05-42

Como bien queda ilustrado, al crearnos un malestar emocional dicha interpretación catastrofista sobre el pensamiento, se intenta evitarlo, controlarlo o suprimirlo y ello evocaría nuevas interpretaciones que aumentarían en este caso la ansiedad y generarían un mayor empeño en erradicar la cognición y así seguiría hasta que nos pudiese entrar un ataque de ansiedad o pánico, es decir, hasta que estuviésemos desbordados.

En ocasiones, para intentar controlar estos pensamientos y que no suceda nada negativo, hay personas que pasarían a realizar conductas o rituales altamente irracionales, esto sería conocido como el trastorno obsesivo compulsivo. En este artículo, no entraremos en detalle acerca de este trastorno, ya que se necesitaría un abordaje más profundo.

Visto los pensamientos intrusivos y las obsesiones, vamos a recoger en forma de tips, ciertos consejos acerca de esto.

Manejo y afrontamiento 

El cómo tratar las obsesiones ante los pensamientos intrusivos, es un trabajo que obviamente casi siempre necesita de terapia, ya que en necesario por una parte un autoconocimiento completo de la persona y su estructura de personalidad, y por otra, llevar a cabo entre otras cosas una reestructuración cognitiva de los pensamientos o creencias distorsionadas por otras más racionales y adaptativas. El trabajo aquí es arduo, ya que en cierta forma hay que cambiar una estructura de personalidad por otra que conlleve mayor bienestar al sujeto.

Dicho esto, lo que se está intentando en este artículo, es dotar al lector de un entendimiento acerca de que son las intrusiones y obsesiones, y de su funcionamiento de una forma más que entendible. Por ello, ahora nos disponemos a citar una serie de recomendaciones:

  1. Lo más importante es la aceptación de los pensamientos intrusivos. Hay que verlos como algo inofensivo e irracional, que aparecen de forma involuntaria y que no tienen nada que decir.
  2. NO evitar o intentar controlarlos. Como bien he estado diciendo, si intentamos eliminarlos, controlarlos… Estamos prestándoles demasiada atención, con lo que van a ganar más fuerza, y por lo tanto, podrían llegar a parecernos racionales.
  3. A veces el escribir los pensamientos entorno a la situación, ayuda por un lado a ser una forma de expresión, y por otro, a que nos situemos como observadores, con lo que se puede ganar objetividad cosa que siempre ayuda.
  4. Hablarlo con personas de confianza, siempre ayuda también a ver lo absurdo que es la cognición, y que no eres a la única persona que le pasa.
  5. Llevar cabo meditaciones guiadas, la respiración diafragmática, ejercicio físico… Nos ayuda a centrarnos más en el aquí y ahora, y nos ayuda a no estar tanto en la cabeza y en suposiciones acerca de situaciones hipotéticas.

 

Javier Arza Magra

Psicólogo experto en Terapia Cognitivo-Conductual

2 Comments

  1. Iñaki

    Muy buen artículo y muy importante leerlo.

  2. […] consigue disminuir nuestra activación y, por tanto, es una herramienta eficaz para prevenir los pensamientos repetitivos y controlar los impulsos. Tratar de relajarnos cuando nuestras emociones son intensas resulta […]

Responder a Autocontrol: controlar mis impulsos | PsyBilbo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *