La personalidad histriónica: “el alma de la fiesta”

psicólogos bilbao

A lo largo de vuestra vida seguro que os habréis encontrado a personas que siempre han intentado ser el centro de atención. Individuos caracterizados por su dramatismo y actitud seductora, que quieren impresionar a los demás con sus comentarios y conductas sugerentes. Personas que interrumpirán en un grupo para reconducir el tema a tratar hacia ellos y que, sino les admiran o veneran desde el exterior, generan una gran inestabilidad emocional. Sujetos que, además, adaptan sus opiniones y conductas a la situación cuando tienen el capricho de caer bien a la persona a la que se dirigen. Sumándole a este patrón de expresión un aspecto físico cuanto menos impactante, tenemos a la personalidad denominada como histriónica.

Criterios diagnósticos

Algunos lectores reconocerán aspectos de los mencionados anteriormente en su personalidad. Esto no quiere decir que se tenga un trastorno de la personalidad histriónica y es por ello, que vamos a ver los criterios necesarios para que se cumpla según el DSM-V:

  1. Se siente incómodo en situaciones en las que no es el centro de atención.
  2. La interacción con los demás se caracteriza con frecuencia por un comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado.
  3. Presenta cambios rápidos y expresión plana de las emociones.
  4. Utiliza constantemente el aspecto físico para atraer la atención.
  5. Tiene un estilo de hablar que se basa excesivamente en las impresiones y que carece de detalles.
  6. Muestra autodramatización, teatralidad y expresión exagerada de la emoción.
  7. Es sugestionable (fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias).
  8. Considera que las relaciones son más estrechas de lo que lo son en realidad.

Causas en su formación

Como en la formación de toda personalidad humana, el grupo primario (familia) tiene un gran impacto en la forma de ser de la persona. En el caso en concreto de esta personalidad, las hipótesis son las siguientes:

  1. Figuras parentales demasiado ausentes, en donde ha habido poca atención y afecto.
  2. Abuso psicológico y emocional.
  3. Haber padecido una infancia y adolescencia llena de menosprecios y humillaciones.
  4. Estilo educacional en donde no ha habido ni pautas ni límites.

Estos cuatro aspectos hacen que el Yo, y por tanto, la autoestima de la persona se vea dañada con lo que hay opciones de que este tipo de personalidad se mantenga en la fase adulta.

Variantes de la personalidad histriónica

Dentro de esta personalidad que estamos viendo hay diferentes subtipos. Veámoslos:

Histriónico Teatral:

Tiene una forma de ser amanerada, luce ropas llamativas, gesticula en exceso para llamar la atención y vende su aspecto a los demás con intenciones de hacer marketing de sÍ mismo; es teatral y adopta poses deseables y dramáticas.

 

Histriónico infantil:

Tiene una forma de ser lábil, sensible y propensa a las emociones fugaces. Cuando algo no le gusta presenta rabietas como si de un niño se tratase. Es exigente con los demás y se vincula a los otros de forma desesperada.

 

Histriónico vivaz:

Tiene una forma de ser con características narcisistas. Son encantadores, activos, alegres, poco serios e impulsivos. Busca las excitaciones momentáneas y las aventuras superficiales.

 

Histriónico tempestuoso:

Tiene una forma de ser tendente al negativismo. Es impulsivo y con facilidad para el descontrol. Malhumorado y reacciona a la mínima provocación. Tiene momentos explosivos con frecuencia.

 

Histriónico apaciguador:

Tiene una forma de ser más dependiente. Intenta calmar a los demás moderando los conflictos. Está dispuesto a sacrificarse con el fin de recibir aprobación y elogios.

 

Histriónico malicioso:

Tiene una forma de ser que tiende a la psicopatía. Es turbio, establece relaciones con segundas. Es intrigante, maquinador, astuto, con falsas intenciones, egocéntrico, etc.

Conclusiones

Para ir finalizando, me gustaría remarcar el aspecto clave de esta personalidad que no es otro que, la emotividad excesiva y la incesable búsqueda de atención.

Por último, sobre su tratamiento decir que es necesaria la terapia y que, en PsyBilbo, una de nuestras especialidades es todo lo referente a la personalidad por lo que aquí estamos para ayudarte.

 

 Javier Arza Magra

Psicólogo experto en Terapia Cognitivo-Conductual

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *