Autoestima: respetar el sí-mismo

autoestima

Esta semana volvemos a rescatar el concepto de la autoestima. Y es que, tras lo que he podido comprobar con mis pacientes, muchos de los problemas o malestares que surgen cuando acuden a terapia, radican en una baja autoestima.

Como decía Nathaniel Branden: “de todos los juicios que nos planteamos en la vida, ninguno es tan importante como el que entablamos sobre nosotros mismos”. Puesto que, la forma en que nos valoramos y nos respetamos va a repercutir en todos los ámbitos de nuestra vida.

La forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos, afectará inevitablemente a la forma con la que nos relacionaremos con los demás y con el mundo. Asimismo, la forma en la que interactuamos con los demás y con el exterior, nos repercute en la relación que establecemos con nosotros mismos.

Respetar el sí-mismo

Puede parecer muy obvio, e incluso, muchos diréis “yo, me respeto”. Pero en muchas ocasiones, esto no es así o el concepto no queda claro del todo.

Respetarnos va de la mano de ser conscientes, conscientes de:

  • La elección de pensar
  • Ser consciente
  • Dirigir la conciencia hacia el mundo exterior y hacia nuestro propio ser

Si esto no sucede, estaremos ignorando nuestro ser, y por tanto, no respetaremos la esencia del sí-mismo.

Cuando nos respetamos, estamos dispuestos a pensar de una manera independiente, de acuerdo con nuestra propia mente y con la valentía de contemplar nuestras percepciones y nuestros juicios.

No se trata tan solo de enfrentarnos a lo que sentimos, queremos o deseamos, sino también a lo que nos da miedo, lo que nos duele o lo que nos irrita, y cómo no, a aceptar experimentar cada uno de esos sentimientos o estados.

El respeto hacia el sí-mismo, no puede existir si no hay una aceptación de lo que es uno mismo, de su forma de pensar o sentir. Somos seres individuales con nuestras propias ideas y no debemos vivir de acuerdo con las expectativas o deseos de otros.

De esta manera, para practicar el respeto al sí-mismo tenemos que ser egoístas en cierta forma, donde tendremos que escuchar las necesidades de nuestro yo, pero teniendo en cuenta las de los demás.

Conclusión

Muchos expertos en psicología coinciden en la relación que existe entre una buena autoestima y un bienestar psicológico. Y de la misma forma, en la relación estrecha que existe entre el respeto al sí-mismo y la autoestima que afectan a la forma en la que nos relacionamos con nosotros y con el mundo.

De modo que, para poder lograr un estado de bienestar debemos trabajar sobre las bases que conforman nuestra autoestima, ya que si no, una baja autoestima puede derivar en patologías como la ansiedad y/o la depresión en su expresión más común.

Si tienes dificultades o dudas sobre cómo puedes potenciar el respeto hacia el sí-mismo, no dudes en contactar con nuestro gabinete PsyBilbo, donde te asesoraremos sobre cualquiera de las cuestión que puedan surgir.

“El peor de los males que le puede suceder al hombre es que llegue a pensar mal de sí mismo”. Goethe.

Diana Synelnyk Synelnyk

Psicóloga experta en Terapia Cognitivo-Conductual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *