Autoaceptación: me acepto

autoaceptacion

Todos en algún momento de nuestras vidas no hemos estado conformes con nosotros mismos o nuestra forma de actuar. Pero si queremos crecer como personas y cambiar, lo primero que debemos hacer es practicar: la autoaceptación.

Generalmente, la autoaceptación, se confunde con la aprobación de todos los aspectos de nuestra personalidad o con la negación de que puede ser deseable mejorar. Aceptarnos, no quiere decir que no podamos querer cambiar, mejorar o evolucionar. Aceptarnos, quiere decir que no tenemos que estar en guerra con nosotros mismos, es decir, asumir la realidad de lo que es cierto respecto a nosotros.

¿Cómo se puede comenzar a practicar la autoaceptación?

Cuando decimos que nos aceptamos, denota aceptar que lo que pensamos, sentimos y hacemos son representaciones del sí-mismo en el momento que se produce. Si no somos capaces de aceptar lo que somos en un determinado momento y no tomamos plena conciencia sobre cuál es la naturaleza de nuestras elecciones y acciones, entonces no podremos cambiar.

Para poder lograrlo, lo primero que debemos hacer es analizar nuestras experiencias fuera de los conceptos de aprobación y desaprobación. Esto, nos llevará a un descubrimiento de lo que tenemos dentro, sin caer en el odio hacia nosotros mismos y sin rechazar nuestro valor como personas. Por tanto, “me acepto como parte de cómo me veo en este momento”.

Algunos ejemplos de no-autoaceptación:

  • “No me gusta tener miedo sobre lo que los demás piensan de mí. Me gustaría que no fuera así”.
  • “Me avergüenzo de no poder decir nunca que no. Me desprecio por ello”.
  • “No me gusta cómo soy. Quiero ser diferente”.

En estos ejemplos, podemos observar que existe la creencia de que, si aceptamos quiénes y qué somos, debemos aprobar cualquier cosa respecto a nosotros. Incluso, la creencia de que, si aceptamos esto, nos será indistinto cambiar o mejorar. Pero esto, no es cierto. Solo el simple hecho de criticar nuestro comportamiento implica que ya somos competentes en emitir juicios. Y el hecho de que queramos cambiar o evolucionar, implica que somos merecedores de tal cambio.

Existe un dilema muy común en las personas que acuden a terapia y hace referencia al tratamiento:

“¿Merezco emplear este tiempo y dinero en solucionar mis problemas y luchar por ser feliz?”.

En esta pregunta, ya está implícita una autovaloración y autoaceptación, sin la que no sería posible un cambio. Es decir, en la pregunta se realiza una valoración sobre cuál es nuestro estado actual mediante la plena conciencia y una aceptación de este estado, por lo que se plantea un posible cambio.

Tips para la autoaceptación

  • Aceptar que soy quien soy
  • Aceptar que siento lo que siento
  • Aceptar que hice lo que hice

Si puedo aceptarlo, me guste o no, puedo aceptarme a mí mismo y trabajar para un cambio.

Conclusión

La psicoterapia será una herramienta muy valiosa de cara a la autoaceptación. Desde nuestro gabinete de PsyBilbo, nos proponemos ayudarte en este camino y guiarte hacia la aceptación de todas tus cualidades y mejorar aquellas con las que no estés conforme. Esto se realiza a través de un trabajo de fortalecimiento de la autoestima, donde podrás ganar confianza y respeto en el sí-mismo.

“Una vez que se deja de luchar y se acepta lo que somos y cómo somos, algo comienza a ocurrir”.  Nathaniel Branden.

 

Diana Synelnyk Synelnyk

Psicóloga experta en Terapia Cognitivo-Conductual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *