Alexitimia: no sé qué siento

Alexitimia

Si tienes dificultad para identificar cómo te estás sintiendo o no sabes exactamente qué es lo que sientes por una persona, puede que sufras alexitimia.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), la alexitimia es un trastorno neurológico que impide a las personas identificar las emociones o sentimientos que experimentan, así como expresarlas de forma verbal. Se estima que el 10% de la población mundial lo padece.

 

Tipos de alexitimia

Dentro de la alexitimia, debemos distinguir dos grupos. Por un lado, la alexitimia primaria, que se debe a que estructuras neurológicas vinculadas con las emociones están dañadas debido a algún tipo de enfermedad como puede ser la Esclerosis Múltiple o debido a algún tumor cerebral. Y por otro lado, la secundaria, que surge como consecuencia de un trauma emocional grave o por un desorden en el aprendizaje emocional. También, en enfermedades como el Parkinson, la alexitimia puede ser un síntoma temprano de ésta.

 

Síntomas

Cuando una persona sufre alexitimia, su capacidad de experimentar fantasías o sueños, o incluso pensar de forma imaginativa, está muy limitada. Por ello, son personas que experimentan y ven el mundo de una manera más objetiva y fijándose en los hechos y los detalles.

A menudo, se les describe como personas frías y distantes, que carecen de habilidades empáticas, sin sentido del humor y que presentan grandes dificultades para comprender y responder a las emociones o sentimientos de los demás y a los suyos propios.

Entre los síntomas más destacables encontramos:

  • Dificultad para identificar sentimientos
  • Dificultad para distinguir sentimientos emocionales y sentimientos corporales
  • Comprensión limitada acerca de los sentimientos
  • Dificultad en la expresión de afecto
  • Imaginación limitada
  • Quejas físicas
  • Falta de disfrute y búsqueda de placer
  • Postura y expresiones faciales rígidas

 

Causas

Entre las posibles causas de padecer este trastorno neurológico se encuentran los rasgos hereditarios, anomalías genéticas, lesión cerebral, desarrollo neurológico alterado o un trauma psíquico.

Otra forma de desarrollarla podría estar vinculada con un mecanismo de defensa contra el estrés emocional o el trastorno de estrés post-traumático. Este mecanismo, ayuda a nuestra mente a cerrar las vías que procesan las emociones, con lo que el resultado es la ausencia de las mismas. Este tipo concreto de alexitimia, es reversible con un proceso de psicoterapia.

Tratamiento

Cuando la alexitimia no se trata puede acabar derivando en una depresión, aislamiento social o desarrollo de problemas psicosomáticos.

En el tratamiento de este trastorno, lo primero es que el afectado entienda qué es la alexitimia y cuál es su origen. A partir de ahí,  se les enseña a identificar sus emociones y las de los demás, y poder comunicarlas. Por lo que se realiza entrenamiento en habilidades sociales y en inteligencia emocional.

En conclusión, las emociones nos ayudan en diversas situaciones de nuestra vida, bien sea para tomar una decisión, para expresarle cariño o afecto a un ser querido o para establecer vínculos con los demás. Por lo que si carecemos de éstas, no podemos beneficiarnos de aspectos como éstos y desarrollaremos o sufriremos diversas carencias.

 

Diana Synelnyk Synelnyk

Psicóloga experta en Terapia Cognitivo-Conductual

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *